Perspectivas

Nuevas regulaciones del SII para instrumentos financieros derivados

Sobre Ley 20.544 y Circular 115 del SII

Por Rafael Malla, Socio de Asesoría Financiera y Javier Rojas, Gerente de Asesoría Financiera en Deloitte Chile

Los riesgos que enfrentan las compañías frente a movimientos en los mercados y entornos de alta incertidumbre global y local, entre otros factores, han reforzado la importancia de la utilización de instrumentos financieros derivados para mitigar el riesgo sistemático o riesgo de mercado.

El tratamiento de los instrumentos financieros derivados se encuentra detallado en la normativa internacional IFRS, IAS 39 - Instrumentos Financieros: Reconocimiento y Medición, a la que se deben ceñir las empresas bajo IFRS. Sin embargo, es importante no descuidar las exigencias fijadas por los reguladores locales y sus nuevos pronunciamientos en esta materia, para evitar incumplimientos regulatorios que se podrían traducir en multas para la compañía por parte del regulador o ajustes y desembolsos no presupuestados.

Actualmente uno de los pronunciamientos regulatorios que invita a estar alerta en la gestión de este tipo de instrumentos financieros, se relaciona con la resolución N°115 del Servicio de Impuestos Internos (SII), publicada por el regulador el 29 de octubre de 2012. Ésta se encuentra alineada con lo establecido en el artículo 11, N°1 de la Ley N°20.544 (que regula el tratamiento tributario de los instrumentos derivados), establece la obligación de acreditar parámetros de mercado a contribuyentes que celebren contratos de derivados con entidades relacionadas (en los términos establecidos en las disposiciones de la Ley N°18.045) en forma y condiciones que el regulador estime conveniente, acreditando que los contratos han sido realizados a sus precios o valores normales de mercado. Esto permitirá regular que aquellas empresas que adquieren instrumentos derivados con una contraparte relacionada no generen malas prácticas que causen distorsiones en los estados financieros de las compañías.

Con el fin de contribuir con información oportuna para nuestros clientes, en pro del cumplimiento de las regulaciones locales por parte de aquellas compañías que, en sus operaciones, celebran contratos de instrumentos derivados con partes relacionadas, se presenta un resumen con las exigencias establecidas en la resolución N°115 del SII:

Los contribuyentes que celebren contratos de derivados con partes relacionadas deberán tener al servicio del regulador un informe técnico que permita demostrar que los contratos derivados celebrados entre partes relacionadas fueron pactados a precios o valores normales de mercado. Para estos efectos el informe técnico debe contener:

  • Descripción detallada de las operaciones de derivados y las circunstancias económicas que llevan a la compañía a adquirirlos.
  • Tipos de derivados contratados entre las partes relacionadas.
  • Parámetros utilizados en la determinación de sus precios o valores.
  • Análisis de transacciones comparables que permita demostrar que los contratos de derivados celebrados con partes relacionadas fueron efectivamente pactados a precios o valores de mercado.
  • Explicación de la metodología utilizada por la compañía para justificar su elección de aquellas transacciones que afirma son comparables respecto de sus transacciones de instrumentos derivados con partes relacionadas, indicando adicionalmente cuáles serían a juicio de contribuidos los precios o valores de mercado para el contrato que se trate.
  • En caso de que no sea posible identificar operaciones comparables, la compañía deberá exponer las razones comerciales o de negocio que se tuvieron en cuenta para concretar la transacción de derivados con una parte relacionada y los elementos que justifiquen la determinación de los precios o valores acordados en ellos.

Es importante precisar que los puntos mencionados no pretenden ser exhaustivos. Por tanto, corresponde al regulador analizar la información contenida en el informe técnico preparado por la compañía y determinar la suficiencia, para acreditar que las transacciones de instrumentos derivados entre partes relacionadas efectivamente fueron realizadas bajo condiciones de precios o valores normales de mercado.

Si el regulador considera que los antecedentes entregados no fueron suficientes para acreditar que las transacciones no han sido realizadas a precios o valores normales de mercado, la compañía quedará expuesta a “la aplicación de lo dispuesto en el inciso final del artículo 11°, de la Ley N° 20.544, sobre tributación de instrumentos derivados en general. Esto es, i) no se aceptará la deducción como gasto de las cantidades pagadas o adeudadas por causa de dichos contratos, aplicándose lo que previene el N°1, del artículo 33 de la Ley de Impuesto a la Renta; y, ii) dichas cantidades quedarán sujetas a la tributación establecida en el artículo 21, incisos 1° o 3°, de la Ley de Impuesto a la Renta, según corresponda”.

En conclusión, si bien la utilización de instrumentos financieros derivados por parte de las empresas brinda muchos beneficios, es importante que las compañías que actualmente celebren contratos de derivados entre partes relacionadas en el ejercicio de sus operaciones o aquellas que piensen hacerlo consideren estos nuevos pronunciamientos en materia de cumplimiento regulatorio local, y de esta forma, eviten verse obligadas a realizar desembolsos o ajustes no presupuestados.

Más temas

Enviar solicitud de cotización

Enviar a través de formulario en línea

Nuestros expertos

Rafael Malla

Socio

Nuestros expertos

Javier Rojas

Senior Manager

Servicios

Valuación

Estimamos el valor de activos y pasivos, aplicando metodologías y técnicas de estimación basadas en las experiencias capitalizadas por nuestros consultores.