Análisis

El arte del M&A inteligente

Silvana Ninni, Directora de M&A de Deloitte Argentina

Argentina, 07 de enero de 2016 - El Cronista - Pág. 14 - Desde la explosión de fusiones y adquisiciones en la década del ´90, la forma de ejecutar transacciones en Argentina ha ido tomando un enfoque más prudente y sistemático, a la vez que los compradores han ganado experiencia y se han sofisticado. Y si bien esto se hace más evidente en el caso de jugadores multinacionales, también se observa una mayor inclinación hacia el análisis estratégico de la adquisición cuando se trata de una transacción 100% local.
Los equipos de M&A corporativos cuentan usualmente con probada experiencia en manejar aspectos financieros, fiscales y legales de una transacción, y, posteriormente, en el abordaje de estos temas durante las primeras etapas de la integración. Sin embargo, este enfoque no suele develar todos los ángulos de una adquisición, ni mucho menos garantizar su éxito.
Atestiguar el fracaso de innumerables transacciones ha influido en la asesoría en M&A, la cual ha ido sumando un nuevo componente: el due diligence estratégico. Mientras que el análisis de los aspectos tradicionales de una transacción pudiera brindar algún grado de seguridad sobre el valor potencial de compra y sobre la existencia de contingencias, el due diligence estratégico explora si esa estimación es realista.
Consultoras internacionales vienen abordando el tema desde hace más de una década, comenzando a incluir paulatinamente dentro de sus procedimientos de due diligence una porción sustancial destinada a cubrir temas de estrategia.
El due diligence estratégico asegura que no existen dos transacciones iguales y es la base de dos pilares fundamentales del M&A: la validación de proyecciones financieras y la identificación de sinergias, aspectos que de no ser debidamente abordados pudieran poner en riesgo la realización del valor de la transacción y/o el éxito de la integración.
No obstante, este abordaje requiere una mayor inversión en asesoría especializada, así como también mayor dedicación de los mejores recursos de las compañías desde una etapa temprana en el proceso, lo cual brinda la oportunidad de "matar la transacción" a tiempo si el racional estratégico no justifica la inversión, derivando en ahorros millonarios si una transacción mal concebida se suspende a tiempo.
Los beneficios, sin embargo, dependerán del enfoque de la gerencia en cada caso, ya que el poder del due diligence estratégico está en la habilidad de identificar los aspectos distintivos de cada nueva transacción.

Media Contact:

Pizzorno, María Luz
Prensa
mpizzorno@deloitte.com

¿Encontró útil el contenido?