Noticias

Sin conflicto entre gestión sustentable y la estrategia

Entrevista a Alfredo Pagano, Socio de Risk Advisory de Deloitte

Revista Mercado - Los objetivos centrales del negocio, deben incluir a la estrategia sustentable. No puede haber organizaciones donde ambos pilares no tengan puntos de contacto. La empresa debe considerar a la sustentabilidad como un factor fundamental y en forma recíproca, las iniciativas sustentables deben estar alineadas con las prioridades centrales de la organización.

Si la rendición de cuentas es una cuestión ética, debiera surgir de manera voluntaria y no porque sea impuesto por una regulación. Hoy, sin normas regulatorias en nuestro medio, crece de continuo el número de reportes e informes de sustentabilidad, señala Alfredo Ángel Pagano, socio a cargo de Risk Advisory, en Deloitte LATCO. En algún momento -agrega- habrá cierto tipo de obligatoriedad en la elaboración de este tipo de informes.
-Hoy en día aceptamos que es más conveniente dar que ocultarla información dentro de una empresa. Pero, ¿cuántos datos, qué datos y con qué detalle? ¿Saben los ejecutivos cuándo dar y cuándo retener información para poder gozar de los beneficios de la transparencia organizacional sin tener sorpresas desagradables?
-La opinión pública en general se ha vuelto más crítica y exigente en cuanto esperan de las organizaciones mayor transparencia y una clara rendición de cuentas. Esto obliga a la alta gerencia a implementar adecuados mecanismos de tratamiento de la información que trasciende puertas afuera de la empresa. Históricamente, la información que se revelaba a terceros era casi exclusivamente de naturaleza financiera mientras que actualmente sabemos muy bien que los diferentes grupos de interés demandan tanto información financiera como no financiera. Esto obliga a la organización a implementar adecuados mecanismos de control interno sobre el proceso de recolección, tratamiento y divulgación de la información susceptible de ser presentada a terceros interesados. Para ello, resulta imprescindible también hacer una adecuada evaluación de que aspectos resultan relevantes para decidir que revelar y, al mismo tiempo, prepararse para dar respuesta a las eventuales consultas que pudieran venir de los usuarios de esa información. Sin lugar a dudas, este escenario exige a la organización implementar procesos de gestión de la información que estén adecuadamente monitoreados para asegurar la pertinencia y validez de los datos que se exponen puertas afuera de la organización.
-Una investigación realizada por investigadores ingleses y estadounidenses indagó sobre los resultados positivos de implantar leyes que obligan a las empresas a presentar regularmente informes obligatorios sobre sus prácticas de sustentabilidad. ¿Está de acuerdo con esta tendencia de la obligatoriedad del reporte?
-En mi opinión, la rendición de cuentas que las organizaciones deben brindar a sus partes interesadas es más una cuestión ética, que debiera surgir de manera voluntaria y no porque les sea impuesto por una determinada regulación. Este es un tema que se viene discutiendo hace mucho tiempo y considero que en algún momento vamos a llegar a un punto donde haya cierto grado de obligatoriedad en la presentación de informes sobre el desempeño sostenible. Bien sabemos que hay varias iniciativas y proyectos presentados en diferentes ámbitos legislativos, algunos a escala nacional y otros en jurisdicciones de grado inferior. Tarde o temprano, algunas organizaciones podrán ser obligadas a presentar este tipo de reportes y eso va a hacer que haya un efecto cascada sobre otras empresas no alcanzadas, pero que por una cuestión de posicionamiento en el mercado también lo hagan. De todas formas es importante mencionar que actualmente no hay normas regulatorias que obliguen a la publicación de este tipo de informes y sin embargo, año a año crece la cantidad de empresas que publican sus reportes de sustentabilidad, varios de ellos inclusive presentan verificación externa. En este sentido, es importante mencionar que la entrada en vigencia de los GRI Standards a partir del próximo año es un factor que incidirá en el número de reportes que sean publicados. No hay duda de que la presentación de reportes de sustentabilidad es algo que viene creciendo y seguirá siendo así, independientemente de que surjan regulaciones que así lo exijan.
-Hay empresas con excelente reputación y calificación en este campo, en el de la reputación y la ética, cuyos productos generan objeciones, como es el caso del conflicto entre obesidad y salud con golosinas o bebida dulces, azucaradas. ¿Cómo se explica esta contradicción?
-En mi opinión no hay contradicción, al menos no en el caso de empresas de claro liderazgo en el mercado. Es evidente que las empresas que se toman en serio y han logrado que la gestión sustentable se integre plenamente a la estrategia del negocio, han adoptado -o están en vías de hacerlo- iniciativas para modificar su oferta de productos al público. Si tomamos como ejemplo la alimentación, en nuestro mercado hay muy buenos ejemplos en los que como respuesta a los hábitos alimentarios del público usuario, las empresas han desarrollado productos con perfiles nutricionales saludables y de buena calidad nutricional. Las marcas líderes vienen demostrando explícitamente su compromiso por adaptarse a las nuevas demandas de los consumidores desarrollando nuevos productos saludables, modificando los pre-existentes y transmitiendo a través de sus canales de comunicación mensajes positivos en cuanto a la importancia de llevar una vida saludable.
-Hay quienes piensan que es vital que los gerentes eviten crear la impresión de que estas actividades están desplazando las prioridades centrales del negocio. Incluso de que pueden dañar la competitividad de la empresa. ¿Coincide con esta afirmación?¿Por qué?
-En mi opinión no es una cuestión de desplazamiento de ningún tipo de actividad, sino que la clave pasa por conceptos tales como `integración`y `alineamiento`. Hoy en día resulta fundamental que los objetivos centrales que hacen al negocio, la estrategia empresarial, consideren como una parte integral de ésta a la estrategia sustentable. No suena razonable pensar hoy en que haya en las organizaciones una estrategia de negocio por un lado, y una estrategia de sustentabilidad por el otro sin puntos de contacto. La estrategia empresarial debe considerar a la sustentabilidad como un factor fundamental y en forma recíproca, las iniciativas de sustentabilidad deben estar perfectamente alineadas con la estrategia y las prioridades centrales que hacen al negocio de la organización. Para lograr que esto sea una realidad, es muy importante que todas las empresas, de todos los sectores, adopten medidas para alinear sus estrategias de negocios con los ODS y la Agenda 2030 adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas. Si las empresas se comprometen con esta agenda, no debiera haber conflicto alguno entre gestión sustentable y estrategia empresarial. Simplemente, estarán logrando que su gestión contribuya para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible a través de la actividad principal de su negocio. Casi nada.

Media Contact:

Pizzorno, María Luz
Prensa
mpizzorno@deloitte.com

¿Encontró útil el contenido?

Temas relacionados