Nuevas IFRS

Deloitte en la prensa

La urgencia de pasar revista a las nuevas IFRS

Por Robinson Lizana, socio de auditoría

Columna publicada el 8 de febrero en Diario Financiero

Es muy factible que muchas compañías inicien el año 2018 con una posición financiera distinta a la de este 2017, debido a que entran en vigencia nuevos estándares de contabilidad. La entrada en vigor de la norma Ingresos Procedentes de Contratos con Clientes (IFRS 15) implicará la aplicación de otro modelo, donde el principio básico será que la entidad deberá reconocer sus ingresos de manera tal que por la transferencia de los bienes y/o servicios se refleje el monto de la contraprestación que espera le corresponda a cambio. Requiere etapas que identifiquen los contratos, las obligaciones separadas de estos, determinen y distribuyan los precios, y contabilicen los ingresos en la medida que se satisfacen las obligaciones de los contratos por parle de la entidad.

La transferencia de riesgo y ventajas de la transacción serán un factor más de uno de los cinco pasos del nuevo modelo, por lo que es probable que muchas organizaciones deban cambiar el tratamiento contable de sus ingresos. Por ejemplo, la venta de paquetes de bienes y servicios, que debe contabilizarse separadamente al contener obligaciones separadas, tendrá que analizarse en función de su integración con otros contratos, hitos y calendario de las obligaciones del contrato, personalización del producto o servicio, etc.

En los sectores de tecnología, medios y telecomunicaciones puede adelantarse que estaremos frente a cambios en los perfiles de ingresos y los patrones de facturación. En el sector inmobiliario también esperamos efectos análogos. El estándar IFRS 9 para instrumentos financieros, introduce un nuevo enfoque para su clasificación, basándose las características de los flujos contractuales y el modelo de negocio de la entidad. Asimismo, distingue 3 categorías que dependerán de cómo la entidad los gestiona y la existencia o no de flujos de efectivo contractuales de los instrumentos.

Las tres categorías distinguirán ¡) instrumentos al costo amortizado, ¡i) al valor razonable con cambios en otro resultado integral, y i i i) al valor razonable con cambios en pérdidas y ganancias. Y lo más importante, posiblemente el mayor cambio estará dado por el modelo a aplicar para el deterioro de los activos financieros: a diferencia del modelo de pérdida Incurrida de la NIC 39 aplicada hoy, NIIF 9 se basa en pérdida esperada. Sin duda, la evaluación e implementación de los cambios debe ser impulsada por los más altos estamentos de las organizaciones, a fin de que la comprensión y el entendimiento de la norma sea total por sus implicancias en los procesos, financiamiento, flujos de efectivo y covenants, entre otros.

Sin duda, la evaluación e implementación de los cambios debe ser impulsada por los más altos estamentos de las organizaciones, a fin de que la comprensión y el entendimiento de la norma sea total... 

Did you find this useful?