Análisis

¿Dónde comeremos luego de la pandemia?

Con las vacunas en curso en muchos países y con el fin de la crisis sanitaria cada día más cerca, una de las grandes preguntas de la industria mundial del consumo ha sido ¿qué tendencias de la era Covid continuaran tras la pandemia?

Los últimos datos del Global State of the Consumer Tracker de Deloitte, ponen de manifiesto que ir a comer a un restaurante, será una actividad que se verá impactada y que el miedo a salir a comer podría ser una herencia de esta crisis sanitaria.

La encuesta, realizada a 40.000 consumidores de 18 países, indicó que las personas pretenden seguir en el futuro, consumiendo en sus hogares para evitar aglomeraciones. De muestra, la mayoría señala que seguirán comprando alimentos frescos y cocinando más de lo que lo hacían antes de la pandemia. De hecho, el 55% de los consumidores encuestados a lo largo del mundo, cree que cocinara más después de la pandemia con relaci6n a lo que hacían antes, mientras que apenas un 5% dice que lo hará menos. Son de hecho, los consumidores de países con economías en vías de desarrollo como India, México, Chile y Sudáfrica, las que reflejan aún más esa intenci6n (+10% por encima del promedio mundial).

Contrario a los pronósticos que auguran salidas masivas post meses de encierro y confinamiento, en las que actividades cotidianas como ir a un restaurante estaban prohibidas, los consumidores hoy tienen sus aprensiones. ¿Por qué tantas personas dicen que en post pandemia comerá más en sus casas que en locales?

Según el Consumer Tracker de Deloitte las causas se deben principalmente a tres factores:

1. Estructural: muchas personas seguirán teletrabajando, por lo que actividades cotidianas como el desayuno camino a la oficina y los almuerzos con los compañeros de trabajo, son cosa del pasado en un formato de home office. Par otro lado, si esta modalidad laboral se traduce en menos viajes de trabajo, como ha sido hasta ahora, las comidas en el aeropuerto y en los hoteles también se verán disminuidas.

2. Económica: sin duda cocinar es una opción mucho más barata que ir a un restaurante, y no debemos olvidar que millones de consumidores, saldrán de esta pandemia con un menor nivel de ingresos. De hecho, dos de cada cinco encuestados aseguró estar preocupado por sus ahorros y saldos en las tarjetas de crédito.

3. Preferencia: al parecer la pandemia hizo florecer a varios cocineros, que durante el confinamiento se atrevieron a experimentar nuevos platos e incluso a hacer nuevas conexiones culturales con los alimentos. De hecho, se ha observado un mayor interés de los consumidores por la salud y su bienestar; por lo que comer en casa es una mejor herramienta para el cuidado alimenticio. Asimismo, con los nuevos servicios de delivery, cada día es más fácil tener la mercadería en casa sin tener que salir a comprar.

La resiliencia del rubro gastronómico, especialmente de los restaurantes post pandemia, será ajustarse a estos nuevos hábitos de consumo de las personas, considerando por ejemplo, que la intención de seguir pidiendo comida a domicilio va en aumento, un 23% más que en 2019, usa este formato hoy y asegura que seguirá haciéndolo en el corto y mediano plazo.

Potenciar las canales de delivery y takeout, con un servicio de calidad y excelencia puede ser un buen comienzo. Finalmente, estos "giros" poco tienen que ver con el producto y servicio en sí, sino más bien con ciertas cicatrices sicológicas del Covid-19 que mientras no estén 100% aliviadas, exigirán transformaciones de varios, para no morir en esa espera.

Accede al panel interactivo para consultar la evolución de los hábitos y tendencias de los consumidores aquí:

Did you find this useful?