Análisis

Están­dares Glo­ba­les de Desem­peño de Inve­rsión (GIPS®)

Entre­vista con el espe­cia­lista Karim Manaa

Muy pocas empresas en Chile han implementado los estándares globales de desempeño de inversión (GIPS®), un conjunto de reglas que brinda transparencia al establecer un lenguaje común entre compañías e inversionistas en distintos países del mundo, cuya adopción es mayoritaria en Norteamérica, y ha tenido un vertiginoso crecimiento en Asia.

Karim Manaa es miembro del Global GIPS® Verification Subcommitte, Presidente del Consejo Canadiense de GIPS® y lidera estos servicios en Deloitte Canadá. En su reciente visita a Chile, para dictar un seminario sobre la materia, explicó los pasos que se están dando en la región y el resto del mundo.

¿Cómo han afectado los casos de fraude financiero a la adopción de GIPS® en otros países?

El propósito de GIPS® es promover un estándar ético y dar transparencia a la relación entre los gestores de inversión y los inversionistas, de tal forma que estos últimos sepan exactamente dónde se está invirtiendo su dinero, y estén seguros de los retornos que han tenido en el pasado.

A partir de una serie de bullados escándalos de fraude en 2008 en distintos países, los inversionistas se volvieron más cautelosos, y se hizo particularmente evidente la necesidad de transparencia, mayor y mejor flujo de información de quienes gestionan sus inversiones, y GIPS ha dado respuesta a estas necesidades.

¿Cómo ha crecido la adopción de GIPS® en Latinoamérica?

El primer país en apoyar oficialmente a GIPS® como el camino a seguir en América Latina fue Perú, y hemos visto interés en Brasil y actualmente en Argentina y Chile.

A diferencia de lo que sucede con IFRS y los estados financieros, las empresas no están obligadas por ley a presentar resultados de desempeño de inversión, pero en la medida en que comienzan a adoptar estándares en este sentido, y autorregularse, la competencia obliga al resto del mercado a seguir el ejemplo, y rápidamente se extiende el cumplimiento, hasta el punto que en muchos países el no cumplimiento de GIPS® se convierte en una desventaja competitiva.

¿Y esto es en un argumento para la decisión de los potenciales inversionistas?

En un mercado competitivo, si alguien tiene que decidir entre dos empresas que gestionen su inversión, una cumple con GIPS® y la otra no, optará por aquella en que puede ver con claridad su estrategia, y su historial, en términos comprensibles, comparables y auditados. Prefiriendo la transparencia y la certidumbre incluso por sobre los resultados que otras empresas puedan mostrar.

Y si pensamos en los inversionistas extranjeros, que están acostumbrados a contar con este estándar como condición básica, más temprano que tarde comenzarán a exigirlo también a las administradoras de inversión en Chile.

Did you find this useful?