Análisis

2020 banking and capital markets outlook

Fortaleciendo el núcleo para la próxima ola de disrupción

Las fuerzas disruptivas están cambiando la forma en que se realiza la banca. Los bancos pueden agregar valor al cliente fortaleciendo su base y manteniéndose fieles a su identidad central como intermediarios financieros, igualando la demanda con la oferta de capital.

Una nueva ola de disrupción más contundente y generalizada de lo que hemos visto en los últimos años probablemente se desarrollará en la próxima década. Con esta interrupción, sin embargo, viene una oportunidad infinita. Los efectos combinados de la intervensión tecnológica, los cambios radicales en la naturaleza del trabajo, los cambios demográficos, el cambio climático y la posible japonificación podrían tener serias implicaciones para la industria bancaria. Estas fuerzas también pueden cambiar la forma en que se realiza la banca. La banca evolucionará a ser más abierta, transparente, en tiempo real, inteligente, personalizada, segura, sin interrupciones y profundamente integrada en la vida de los consumidores y en las operaciones de los clientes institucionales. Pero si bien la forma en que se realiza la banca puede cambiar, el papel de los bancos probablemente no lo hará. A pesar de lo que sucede, los bancos deben permanecer fieles a su identidad central como intermediarios financieros: igualar la demanda con la oferta de capital. A medida que entramos en una nueva década, los bancos también deberían fortalecer su base central en múltiples dimensiones, incluida la infraestructura tecnológica, la gestión de datos, el talento y la gestión de riesgos.

Did you find this useful?