Análisis

Covid-19: Gestión del riesgo y las interrupciones en la cadena de suministro  

El cisne negro del 2020

¿Podría ser la COVID-19 el suceso de cisne negro que finalmente obligue a muchas empresas y, a sectores enteros, a repensar y transformar su modelo global de cadena de suministro?

Como suceso típico de cisne negro, la COVID-19 tomó al mundo completamentepor sorpresa. Este nuevo coronavirus apareció por primera vez en Wuhan, la capital de la provincia central de Hubei en China, el 31 de diciembre de 2019. Desde fines de febrero de 2020, casi 90 000 personas han contraído el virus, causando más de 3 000 muertes.

Pese a los esfuerzos importantes para contener el virus, que incluyen una prohibición de viajar hacia y desde ocho ciudades en la provincia de Hubei, la COVID-19 ya se ha propagado a nivel mundial. Más de 65 países informan de la existencia de casos, con un importante número creciente de casos positivos en Corea del Sur, Italia, Japón e Irán. Más del 10 por ciento de los casos positivos y que van en aumento se encuentran fuera de China, lo cual pone a otras comunidades, ecosistemas y cadenas de suministro en riesgo. Dadas las características de este virus y el movimiento global de personas, contenerlo es excepcionalmente difícil.

El impacto total de la COVID-19 en las cadenas de suministro aún es desconocido y la mayoría de los pronósticos optimistas anuncian que la “normalidad” llegará a China en abril. Sin embargo, una cosa es segura: habrá ramificaciones financieras y económicas a nivel mundial que se sentirán a través de las cadenas de suministro, desde materias primas hasta productos finales.

Did you find this useful?