Perspectivas

Enfoques Lean y Six Sigma

Los enfoques Lean y Six Sigma pueden ayudar a compañías a mejorar su eficiencia y a posicionarse para crecer de forma sustentable.

Prácticamente todo negocio enfrenta la presión de sus clientes, reguladores o accionistas para ser más eficiente. Además, muchos negocios han tenido que comenzar a competir con empresas con menores costos de operación, como por ejemplo compañías extranjeras o nuevos emprendimientos. Estos factores han forzado la búsqueda constante de mejoras operacionales significativas, haciendo que más y más empresas adopten metodologías para identificar oportunidades, diseñar e implementar soluciones.

Dentro de los distintos enfoques de trabajo existentes, Lean y Six Sigma destacan entre los más exitosos en cuanto a lograr impactos significativos en reducción de costos, reducción de tiempos y satisfacción de clientes. Tanto Lean como Six Sigma han sido aplicados en todo tipo de industrias. Su efectividad se ha probado en procesos manufactureros, logísticos y transaccionales.


¿Qué significa tener operaciones Lean?

Lean es una filosofía de gestión que permite establecer una cultura para agregar valor y eliminar el desperdicio de forma continua, para mejorar la satisfacción de clientes, costos y calidad.
El enfoque contiene un set de herramientas probadas para identificar y remover el desperdicio, como por ejemplo la producción en exceso, inventarios, defectos y tiempos de espera. Como consecuencia, los procesos Lean son más simples, rápidos y utilizan menos recursos.

¿Qué es y en qué puede ayudar Six Sigma?

El foco de esta metodología (desarrollada inicialmente por Motorola) es mejorar la confiabilidad, reduciendo la variación o los defectos de productos, servicios y procesos. Six Sigma es un enfoque complementario a Lean, y en conjunto permiten lograr operaciones más simples y consistentes.

¿Cómo maximizar el valor?

Para conseguir los beneficios de Lean y Six Sigma muchas veces hay que enfrentar una diversidad de desafíos, tanto técnicos como culturales (o ligados a las personas), los que pueden convertirse en importantes barreras.
 

Lecciones Aprendidas

A través de sus profesionales certificados en Lean y Six Sigma, Deloitte ha ayudado a grandes y pequeñas organizaciones en más de 150 países a lograr el éxito en la ejecución de estos enfoques.Estas son algunas de las lecciones que hemos aprendido en el camino.

1. Crear una visión e involucrar a los líderes y a la alta dirección en la visión de excelencia de procesos, para luego comunicarla a la organización. Esto permite el empoderamiento de las personas para realizar las acciones que sean necesarias, y así convertir la visión en realidad.

2. Utilizar métricas. Establecer y comunicar métricas visibles y coherentes con los objetivos en todos los niveles (corporativo, unidades, individuales). Retroalimentar consistentemente sobre el desempeño de procesos y del negocio.

3. Utilizar un enfoque basado en hechos para identificar, diseñar e implementar mejoras. Los datos deben soportar la toma de decisiones.

4. Mantener el foco en la “Excelencia de Procesos”. Establecer un esfuerzo continuo para soportar a la organización en su transformación.

La transición a una cultura de mejora continua y operación Lean puede lograr impacto positivo en las siguientes áreas: Costos de operación, Tiempos de respuesta, Calidad, Productividad y Confiabilidad de procesos.
 

Beneficios Posibles

Las herramientas y metodologías de Deloitte para soportar programas Lean y Six Sigma pueden ayudarlo en sus esfuerzos para alcanzar los siguientes beneficios:

• Reducción de inventarios desde 25% hasta 60%

• Reducción de tiempos de respuesta, desde 25% hasta 80%

• Reducción de problemas de calidad en 75%

• Mejora en utilidades entre 10% y 50%

• Capacidad de sostener las mejoras en el tiempo
 

Did you find this useful?