NIIF 15 y NIIF 16

Perspectivas

La urgencia de pasar revista a las nuevas NIIF

Nuevos estándares de contabilidad y arrendamiento

Por Robinson Lizana, Socio de Auditoría de Deloitte

Es muy posible que el 1 de enero de 2018 su empresa inicie el año con una nueva posición financiera, diferente a la que presentará el cierre de 2017. ¿Cómo puede pasar esto? Veamos el panorama que se viene.

A contar de 2018 estarán en vigencia plena los nuevos estándares de contabilidad para los ingresos, y para los instrumentos financieros. Mientras que el 2019, tendremos nueva normativa para los arrendamientos.

Ingresos procedentes de contratos con clientes

Cuando entre en vigor la norma para los ingresos procedentes de contratos con clientes  -la NIIF 15- implicará la aplicación de un nuevo modelo, diferente de lo que se hace actualmente.

El principio base aquí será que la entidad debe reconocer sus ingresos de manera tal que, por la transferencia de los bienes y/o servicios, se refleje el monto de la contraprestación que espera le corresponda a cambio. Llevar a efecto lo anterior, requiere la estructuración de un modelo de cinco pasos para identificar los contratos, las obligaciones separadas de éstos, determinar y distribuir los precios, y, por último, contabilizar los ingresos en la medida que se satisfacen las obligaciones de los contratos por parte de la empresa o entidad.

Es importante destacar que la norma actual es mucho menos específica, por lo que es probable que diferentes sectores o industrias tengan que cambiar el tratamiento contable de sus ingresos, como por ejemplo:

         i.            En los contratos de desarrollos inmobiliarios, la venta del terreno respectivo requerirá diferenciarlo, o bien, definir si conforma parte de otras obligaciones separadas; o aquellos casos en que se debe separar obligaciones de diseño, construcción y explotación del proyecto inmobiliario.

       ii.            En la venta de paquetes de bienes y servicios, estos deben contabilizarse separadamente al contener obligaciones distintas, tendrá que analizarse en terminación de integración con otros contratos, los hitos y calendario de cumplimiento de las obligaciones del contrato, la personalización del producto o servicio, etc.

      iii.            En los sectores de tecnología, medios y telecomunicaciones, estarán frente a cambios en los perfiles de ingresos y los patrones de facturación, que pueden llegar a ser muy importantes de considerar. 

Instrumentos financieros

En el caso del nuevo estándar NIIF 9 para instrumentos financieros, se espera que implante mejoras al complejo modelo actual, al introducir una nueva clasificación de los mismos, basándose en dos conceptos: las características de los flujos contractuales y el modelo de negocio de la entidad.

De esta forma, a diferencia de las cuatro categorías actuales para los efectos de valorización, la NIIF 9 distingue tres categorías que dependerán de cómo la entidad los gestiona, o sea, de acuerdo a su modelo de negocio, y la existencia o no de flujos de efectivo contractuales de los instrumentos y que la norma específica.

Las tres categorías serán:

i)                    Instrumentos al costo amortizado,

ii)                   al valor razonable con cambios en otro resultado integral, y

iii)                 al valor razonable con cambios en pérdidas y ganancias.

Por otro lado, posiblemente el mayor cambio estará dado por el modelo, al aplicarlo para el deterioro de los activos financieros, ya que a diferencia del modelo de pérdida incurrida de la NIC 39 aplicada hoy, la NIIF 9 se basa en pérdida esperada. A su vez, este nuevo modelo será único, no cómo en la actualidad, donde hay uno para instrumentos al costo amortizado y otro para los instrumentos disponibles para la venta.

Con esta nueva normativa, será un desafió más que interesante efectuar la transición y la aplicación en aquellas entidades de los sectores no financieros.

Consideraciones 

  • Anticipar, planificar y evaluar los probables efectos financieros, contables y tributarios: KPIs, covenants, flujos de caja, forecast y presupuestos.
  • Comenzar con la identificación y catastro de los contratos. 
  • Cambios en procesos, sistemas, backups y en controles
  • Involucramiento del sponsor del directorio y de la alta gerencia.
  • Garantías
  • Costos asociados
Leer aquí: NIIF 15 Perspectivas para la construcción y sector inmobiliario
Leer aquí: NIIF 16 Arrendamientos

Arrendamientos

La nueva norma sobre arrendamientos -la NIIF 16- debiera producir importantes efectos en elementos de la posición financiera de las compañías, independiente del sector industrial. El gran cambio es que los arrendamientos que el NIC 17 Arrendamientos clasifica como alquileres operacionales ahora serán contabilizados de la misma manera que como los arrendamientos financieros, por lo que formarán parte del balance.

La administración, a partir de este cambio, tendrá que tomar algunas decisiones. Para ello necesitará usar guías contenidas en el estándar para ayudar a determinar el tratamiento apropiado para los hechos y circunstancias particulares, como por ejemplo, diferenciar entre un servicio y un arrendamiento y entre una adquisición y un arrendamiento; y ponderar el efecto de las opciones para extender o terminar un arrendamiento, efectuar modificaciones al arrendamiento y los arrendamientos de tipo contingente.

Como hemos visto, los impactos posibles de la implementación de estos nuevos estándares contables, son y deberán ser  materia de evaluación y análisis por parte de los directores y ejecutivos y deberá incluir al comité de auditoría, finanzas y contraloría, así como también deberá considerar la relación con inversionistas, entre otros. 

Did you find this useful?