Análisis

Basilea III

Una oportu­nidad de implemen­tación estra­tégica

La experiencia internacional nos señala que la anticipación es clave para explotar esta oportunidad estratégica, pues cuanto antes se conozcan los impactos más rápido se podrá enfrentar el cambio.

La banca chilena se encuentra pronta a enfrentar el desafío de cambiar del estándar Basilea I a Basilea III, marco regulador global que busca promover un sector bancario más resistente a adversidades macroeconómicas y financieras, a través de normas y acuerdos internacionales de capital y liquidez.

Se espera que este modelo sea impulsado por el Ejecutivo, por lo que muchos actores de la Industria ya se están preparando para cumplir con sus requerimientos. Sin embargo, pocas entidades bancarias ven la implementación de este estándar como la oportunidad estratégica que es.

En la industria hay un conocimiento dispar sobre el impacto que puede tener la implementación de Basilea III, en relación a los mayores costos de capital que se requerirá en el momento en que sea exigido y la perspectiva futura de estos, como también la adecuación que requiere este nuevo estándar en estructura organizacional y de sistemas.

Algunos esperan la nueva norma para efectuar este ejercicio de costo y beneficio. Sin embargo, creemos que la adaptación respecto al cálculo de adecuación de capital no tendrá grandes diferencias respecto a los ejercicios (QIS) que ya ha efectuado la SBIF en periodos anteriores. Estos ya presentaron ajustes importantes en la conformación de la dotación de capital de los bancos, al rebajar directamente conceptos como activos intangibles y parte de los impuestos diferidos, así como el incremento de los activos ponderados por riesgos, debido a la inclusión del riesgo operacional y al aumento de algunos ponderadores para el riesgo de crédito, además de la inclusión de un nuevo ratio que exige recursos propios.

La experiencia internacional nos señala que la anticipación es clave para explotar esta oportunidad estratégica, pues cuanto antes se conozcan los impactos más rápido se podrá enfrentar el cambio. Una adecuada implementación de Basilea III puede reducir costos, significar ahorros de capital y conceder una visión prospectiva de los riesgos y el requerimiento de capital de los mismos. En este sentido entrega una ventaja competitiva para la entidad, ya que el uso de esta información es diverso y complementario a varios procesos, como: decisiones comerciales, política de dividendos, planificación estratégica y de capital, entre otras.

Estas oportunidades serán posibles con la colaboración de todas las áreas del banco, especialmente de la alta administración, encargada de establecer lineamientos, otorgar incentivos y recursos para la correcta implementación de este gran desafío.

Did you find this useful?