Análisis

Canal de denuncias

Plataforma web para una Línea Ética Personalizada

Nos encontramos en momentos de confusión e incertidumbre. La crisis sanitaria ha afectado todas las esferas de la sociedad, muy especialmente la estructura laboral. No hay duda que la anormalidad que nos aqueja puede generar en forma indirecta conductas irregulares. Ser proactivos se convierte en una necesidad que denota una actitud responsable de las empresas.

Aún cuando la actividad empresarial ha cambiado y ha disminuido en algunos casos, ello no significa que los riesgos de conductas indebidas e incumplimiento normativo también lo hayan hecho, más bien puede suceder todo lo contrario. Puede que este contexto adverso sea un caldo de cultivo para conductas reñidas con la ética que en caso de producirse afectarán la reputación de las compañías.

En razón de lo anterior y a fin de detectar conductas impropias, es fundamental para las compañías contar con un canal de denuncias avanzado que permita a los colaboradores y terceros interesados conectarse de forma anónima, las 24 horas del día, 7 días a la semana, y a través del cual puedan hacer un seguimiento de sus denuncias. Es de mucha utilidad reforzar el canal de denuncias teniendo en cuenta las siguientes consideraciones:

  • Generar un «portal de integridad»: Desde la perspectiva de manejo de contingencias es relevante impulsar un canal de denuncias que sea amplio, integral y bidireccional. La idea es que los colaboradores no sólo sientan la confianza de denunciar situaciones reprochables, sino que además puedan efectuar consultas vinculadas a otras áreas. De este modo, el canal de denuncias se erige como una plataforma multifuncional que puede informar, categorizar y hacer un seguimiento a diversas consultas. Es importante recordar que en ambientes enrarecidos una simple interrogante puede llegar a constituirse en un evento denunciable.
  • Efectuar con celeridad un catastro del tipo de denuncias que se han efectuado durante este periodo de crisis y si éstas han aumentado o disminuido. Es de suma importancia crear un catálogo de nuevas conductas sospechosas e incorporarlas al sistema para su prevención.
  • Aumentar la difusión del portal y reforzar los principios éticos de la organización. Ser más permisivos o dejar de lado determinadas medidas de seguridad y control es justamente lo contrario a lo que se requiere, a saber, precaver malas prácticas. Para lograr este cometido es importante reforzar la idea de que los trabajadores deben de conocer, no sólo el código de ética, sino también los procedimientos internos de trabajo y la legislación aplicable. El hecho de flexibilizar determinadas prácticas para facilitar la actividad económica nunca debe tomarse como argumento para infringir la regulación o la comisión de actividades ilícitas.
  • Analizar potenciales incentivos para cometer conductas indebidas: Desde la perspectiva del comportamiento humano es claro que una pandemia puede generar incentivos que estimulen conductas reprochables. Pueden existir presiones que estimulen al trabajador como problemas de salud de un familiar, miedo a perder su trabajo o apremios económicos. Es clave, examinar las motivaciones propias en un contexto de crisis sanitaria y económica que potencien un comportamiento irregular, para poder acompañar a los trabajadores atendiendo sus necesidades y mitigar los riesgos.

Para atender éstas y otras dudas, queremos recordarles que pueden comunicarse con nosotros. Igualmente hemos preparado para ustedes un Brochure con información de interés que esperamos les sea de utilidad.

Did you find this useful?