Análisis

Nor­mas Anti­elusión: de la teo­ría a la prác­tica

BEPS y norma chilena

La reforma tributaria incluyó varias medidas relacionadas con BEPS, como la introducción de normas sobre sociedades controladas en el exterior y normas de sobreendeudamiento más estrictas.

Las nuevas regulaciones plantean desafíos inmediatos a los contribuyentes y a sus asesores.

Muchas estrategias de planificación tributaria aprovechan la interacción de las reglas de diferentes países para reducir su base imponible en el país con tasa de imposición más alta, o incluso lograr que una renta no se afecte con impuesto en ninguno de los países.

Estas tácticas han hecho que las acciones implementadas por los estados individualmente pueden resultar infructuosas. Fue justamente esta problemática la que tomó en cuenta el G20, cuando solicitó a la OCDE realizar un proyecto que abordara el problema de manera más global.

De esta manera, los países integrantes de la OCDE y G20 iniciaron un esfuerzo conjunto para definir e implementar medidas para combatir la Erosión de la Base Imponible y Transferencia de Utilidades (BEPS, por su sigla en inglés). Como miembro de la OCDE, Chile está activamente involucrado en este proceso, al igual que otros 62 países que se sumaron y participaron en la iniciativa.

El resultado de este trabajo mancomunado se vio reflejado en un plan de acción entregado por la OCDE, que instala 15 acciones para combatir amplia y coordinadamente la elusión, lo que permitirá más coherencia y transparencia, haciendo más eficiente el control.

El pasado 5 de Octubre la OCDE publicó reportes finales para 13 de las acciones definidas. El trabajo principal en el 2016 y 2017 consistirá en monitorear la implementación de las medidas, varias de las cuales no requieren cambios legislativos.

Numerosos países se han adelantado a este proceso y han incorporado cambios legislativos sin esperar los resultados finales del trabajo de la OCDE, Chile es uno de ellos. La reforma tributaria incluyó varias medidas relacionadas con BEPS, como la introducción de normas sobre sociedades controladas en el exterior y normas de sobreendeudamiento más estrictas.

Otro de los efectos inminentes con los que tendrán que lidiar los contribuyentes, son las modificaciones a las directrices de la OCDE, aplicables en materia de precios de transferencia y modificaciones a la documentación de precios de transferencia, en particular la incorporación del informe país por país (country by country reporting) que se espera regirá respecto de las operaciones realizadas en 2016.

Gracias al informe país por país y a otros requerimientos de documentación, las administraciones tributarias dispondrán de una fotografía global que indicará dónde se declaran los beneficios, los impuestos y las actividades económicas de las empresas multinacionales.

En otro frente de la lucha contra la elusión, nuestro país comenzó a aplicar desde el 30 de septiembre pasado la Norma General Antielusión, también introducida al Código Tributario por la Reforma Tributaria.

Estas nuevas regulaciones plantean desafíos inmediatos a los contribuyentes y a sus asesores, quienes deberán ser capaces de identificar cuáles de sus operaciones podrán verse afectadas en el corto, mediano o largo plazo, informarse sobre las obligaciones de cumplimiento adicionales, identificar costos asociados y responder con un plan de acción acorde con las mejores prácticas locales e internacionales.
 

Did you find this useful?