Análisis

¿Qué im­pues­tos deben pagar los eje­cu­ti­vos ex­tran­jeros en Chile?

Asesoría legal y tributaria para expatriados

Las empresas multinacionales instaladas en Chile generalmente recurren a su plana internacional de ejecutivos para desarrollar actividades en nuestro país, a los que asignan en nuestro territorio en promedio por tres años.

Normalmente las empresas con una fuerza de trabajo global cuentan con políticas internacionales de expatriación, que buscan asegurar al expatriado que su situación tributaria no se verá afectada por su asignación internacional. Es decir, el expatriado no debiera asumir más impuestos de los que hubiera pagado si se hubiera mantenido trabajando en su país de origen.

Independiente de que exista o no una política de expatriación, el expatriado será el responsable por el pago de sus impuestos en Chile, siempre que su remuneración sea pagada por la empresa extranjera.

El extranjero que constituya domicilio en Chile, durante los tres primeros años pagará impuestos en Chile, solamente por las rentas de fuente chilena que obtenga. Terminado este plazo, comenzará a tributar en Chile por todas las rentas que perciba tanto en Chile como en el extranjero. Para estos efectos, se entiende por renta de fuente chilena aquella que se obtiene por un servicio prestado en Chile.

En el caso de los expatriados que perciben toda su remuneración en Chile, el empleador será el encargado de retener y pagar el impuesto único de segunda categoría.

En el caso de los expatriados que perciben alguna parte de su remuneración desde el exterior, en general, deberán presentar personalmente una declaración y pago del impuesto que corresponda a esta parte de su remuneración, independiente de que el dinero ingrese o no a Chile.

Finalmente, cuando un expatriado percibe remuneraciones desde Chile y el exterior por servicios prestados en Chile, adicionalmente, deberá efectuar una reliquidación de impuestos mediante su declaración anual.

Did you find this useful?