Análisis

Impuestos que deben pagar los extranjeros contratados desde Chile

Asesoría legal y tributaria para expatriados

Cuando una empresa chilena se adjudica un proyecto o servicio a prestar en el extranjero, en un país donde no tiene presencia, un factor importante a definir será el capital humano que dispondrá para prestar el servicio.

Una alternativa muy utilizada por las empresas, es enviar trabajadores domiciliados, contratados y pagados desde Chile. En estos casos normalmente la tributación en Chile se mantiene intacta, esto es, a los trabajadores se les sigue reteniendo el Impuesto Único de Segunda Categoría.

Otra alternativa, es que la empresa chilena contrate a un extranjero para que preste servicios en el exterior. En este caso, surge la pregunta ¿cuál es la tributación aplicable a un extranjero contratado y pagado desde Chile, pero que no posee domicilio y no presta sus servicios en Chile?

La Ley de la Renta establece que son rentas de fuente chilena aquellas obtenidas por servicios prestados en el país, y puesto que estos trabajadores extranjeros probablemente nunca ingresen al país, parecería lógico que los ingresos que perciben en virtud del contrato de trabajo no debieran afectarse con impuestos en Chile .

Sin embargo, el Servicio de Impuestos Internos ha sostenido mediante el oficio 941 de 1978, que las remuneraciones percibidas por empleados extranjeros que prestan sus servicios fuera de Chile y cuyo origen se encuentra en un contrato de trabajo celebrado con una empresa constituida en Chile, con arreglo a la legislación contenida en el Código del Trabajo, son rentas de fuente chilena y por tanto tributan en Chile con el Impuesto Único de Segunda Categoría .
 

Did you find this useful?