Análisis

Trata­miento tribu­tario de las Reinver­siones Simples y los Reti­ros en Exceso

Reforma Tribu­taria

Entre los cambios introducidos en la Reforma Tributaria y su Simplificación, destacan los cambios al tratamiento tributario aplicable a las reinversiones simples de utilidades y a los Retiros en exceso del Fondo de Utilidades Tributables, ambos contemplados en el artículo 14 de la Ley sobre Impuesto a la Renta (LIR).

El segundo nivel de tributación lo gatilla el retiro o distribución de utilidades desde la empresa hacia sus dueños, el mecanismo de reinversión de utilidades permite mantener dichas cantidades pendientes de tributación, en la medida que sean reinvertidas a su vez en otra empresa, cumpliendo los requisitos que la normativa contempla. Hasta antes del año 1998 las cantidades así reinvertidas formaban parte del FUT de la entidad receptora de la reinversión, sin distinguirlas del resto de cantidades que eran parte de este registro. Desde el año 1998, las reinversiones efectuadas en Sociedades Anónimas Abiertas debieron controlarse en el FUT de manera separada, y en las Sociedades Anónimas Cerradas a partir del año 2001, con el objeto de controlar adecuadamente la tributación aplicable a las referidas cantidades, que se encuentran pendientes de tributación de impuestos finales.

En virtud de las modificaciones introducidas por la Reforma Tributaria este control separado también deberá llevarse cuando se efectúe una reinversión en una Sociedad de Personas o, en otras palabras, en toda entidad empresarial distinta de una S.A. o una SpA, con excepción del empresario individual. En consecuencia, durante los años 2015 y 2016, se mantiene vigente la posibilidad de efectuar reinversiones de utilidades conforme a la LIR, pero con las siguientes limitaciones: Deberá mantenerse un control separado en las sociedades receptoras de la reinversión. La enajenación de acciones o derechos sociales adquiridos con fondos provenientes de reinversión de utilidades constituirá tributariamente un retiro de dichas cantidades, por lo que en tal oportunidad se gatillarán los impuestos finales que hasta esa fecha se encontraban pendientes de tributación. Esto, sin perjuicio de la tributación que afecte al mayor valor obtenido en virtud de dicha enajenación.

Por su parte, la figura de los retiros en exceso del Fondo de Utilidades Tributables era aplicable hasta el 31 de diciembre del 2014 a todos los contribuyentes que no fueran sociedades anónimas, y tenía como límite el saldo FUT que registrara la entidad respectiva. Si el monto del retiro excedía dicho saldo (y la empresa no participaba a su vez de otra empresa que tuviera saldo FUT), dicho exceso quedaba pendiente de tributación hasta que la entidad generara rentas sobre las cuales dicho retiro pudiera ser imputado. A contar del 1 de enero del 2015, la norma igualó el tratamiento para todo tipo de entidades y, en consecuencia, la figura del retiro en exceso desapareció de la LIR, así como el denominado FUT devengado. Por lo tanto, todo lo que sale de la empresa deberá pagar en el segundo nivel de tributación los impuestos finales que corresponda.

Para las entidades que mantienen a la fecha retiros en exceso de utilidades, la Ley 20.780 contempló la obligación de registrar el saldo de retiros en exceso que mantengan al 31 de diciembre 2014 y al término de los ejercicios siguientes, hasta el 31 de diciembre 2016. Si bien la norma de imputación de retiros no ha cambiado, el SII ha interpretado que la imputación de estos retiros en exceso deberá efectuarse a continuación de la imputación de los retiros efectivos realizados por los socios durante el ejercicio, lo que es una buena noticia ya que implica un cambio de criterio procontribuyente.

Did you find this useful?