Comunicados de prensa

Artículo

Las compañías necesitan reestructurar sus modelos para atraer y retener a la generación de Millennials

Febrero 2015

Bogotá, febrero de 2015– Los negocios deberían enfocarse en la gente y en brindar significado, no solo en la producción y las ganancias. Esta idea resume el pensamiento de la generación de Millennials, según la cuarta edición de la Encuesta Anual de Millennials elaborada por Deloitte. Este y otros hallazgos sugieren que, especialmente en mercados desarrollados, las empresas deberán hacer cambios estructurales para atraer y retener a la fuerza laboral del futuro, compuesta por personas nacidas después del año 1982.

Deloitte entrevistó a los líderes del mañana provenientes de 29 países, sobre temas como el liderazgo efectivo y la manera en que los negocios operan e impactan a la sociedad. El 75% de los consultados creen que las empresas de hoy en día están concentradas en su propia agenda, en lugar de contribuir a la mejora de la sociedad.

“Liderar con el ejemplo, generar un impacto visible en la sociedad  y demostrar consideración por las personas, son variables altamente valoradas por los la Generación del Milenio o Millennials en Colombia”, añade Beatriz Dager, Socia de Consultoría – Capital Humano, en Deloitte Colombia.

“El mensaje es claro: cuando los Millennials definen sus metas profesionales, están tan interesados en una empresa que desarrolla su capital humano y contribuye a la sociedad, como en la producción y ganancias que produce esa compañía”, señala Barry Salzberg, CEO de Deloitte Global. 

Salzberg advierte que estos hallazgos deberían ser un llamado de atención para la comunidad empresarial, particularmente en los mercados desarrollados. “Estas compañías necesitan cambiar la manera en que involucran y comprometen a los Millennials, o sino correrán el peligro de quedarse atrás”.

Tan solo el 28% de los Millennials considera que la compañía en la que trabajan aprovecha al máximo sus capacidades profesionales. Más de la mitad (53%) aspira convertirse en el líder o ejecutivo de mayor jerarquía de su organización. Existe, no obstante, una diferencia amplia entre los mercados desarrollados y emergentes. El 65% de los jóvenes empleados en mercados emergentes creen que pueden alcanzar ese propósito, comparado con el 35% que lo ve posible en empresas de mercados desarrollados.  

Las empresas globales tienen menos atractivo para la Generación Y dentro de los mercados desarrollados (35%), en comparación con los mercados emergentes (51%). Los empleados en mercados desarrollados se mostraron menos inclinados a emprender su propio negocio (11%), mientras que los que están en mercados emergentes manifestaron el doble de intención (22%) en independizarse. 

“Los Millennials esperan más de las empresas que hace 50, 20 e incluso 10 años”, dice Salzberg. “Están enviando una señal muy fuerte a los líderes del mundo de que, al hacer negocios, deben imprimirle un propósito. La consecución de este modelo del siglo XXI comienza por la redefinición de liderazgo”.

Aspectos notables de la Encuesta

  • Los Millennials quieren trabajar en empresas con sentido. Seis de cada diez Millennials, escogieron la empresa donde trabajan porque tiene “propósito”. Entre los Millennials que son muy asiduos a las redes sociales, parece ser aún mayor el énfasis en este concepto, con un 77% de aceptación, comparado con los que están menos conectados (46%). 
  • Las empresas de tecnología, medios y telecomunicaciones (TMT) son las más atractivas. El sector de la tecnología y las telecomunicaciones es el más apreciado por los Millennials. El 24% de los hombres lo califican como el más deseado, mientras que solo el 13% de las mujeres tiene esta apreciación. Entre los sectores más amplios, el liderazgo se percibe como más fuerte en la industria TMT (33%), mientras que en el sector de comida y bebidas constituye el 10% y en la banca/servicios financieros un 8%. Apple y Google encabezan la lista de las empresas predilectas por los Millennials.
  • Los hombres Millennials buscan más el liderazgo que las mujeres. Más hombres que mujeres afirman que les gustaría asegurar el trabajo tope en la organización donde trabajan (59% vs. 47%). Menos mujeres calificaron sus cualidades de liderazgo como “fuertes”, en comparación con los hombres (21% vs. 27%). 
  • Las universidades y organizaciones deben hacer más para nutrir a los líderes emergentes. La mayoría de esta generación percibe que las empresas no aprovechan al máximo sus capacidades profesionales (solo el 28% consideró lo contrario). Los países en los que dijeron sentirse menos considerados fueron Chile, Japón, Turquía y Corea del Sur. 
  • El líder de hoy es diferente. Estos jóvenes les otorgan menos valor a los líderes visibles (19%), bien conectados (17%), y preparados técnicamente (17%). Por el contrario, definen como verdaderos líderes a aquellos que son pensadores estratégicos (39%), que inspiran (37%) y son visionarios (31%).
¿Le pareció útil este contenido?