Análisis

Convirtiendo valor en ingresos ordinarios

Lo que los jugadores del IoT pueden aprender de la monetización del software

Todos hemos leído mucho acerca del auge del Internet de las Cosas [Internet of Things (IoT)], incluyendo su crecimiento exponencial. El solo número de dispositivos conectados se espera que explote en los próximos años, con pronósticos para que los nuevos dispositivos para el 2020 oscilen entre 20 millones hasta más de 200 billones. Los analistas predicen que la tecnología del IoT apoyará $235 billones en gastos en servicios en solo en el 2016, principalmente en servicios profesionales para diseñar, instalar, y operar sistemas. En la medida en que esos dispositivos inteligentes, conectados, proliferan a través de las industrias, el crecimiento de los datos ofrecerá tremendas oportunidades para servicios directos y auxiliares.

Las duras lecciones del modelo del software

Con todo ese crecimiento y gasto, muchas compañías se están esforzando por establecer la aplicación correcta de IoT o justificar la inversión de capital que la tecnología puede requerir. En muchos casos, esta dificultad es debida al hecho de que, si bien puede estar claro cómo la tecnología conectada puede ahorrar dinero – mediante, por ejemplo, hacer que las operaciones sean más eficientes o permitir que los trabajadores hagan más - a menudo es menos obvio cómo las aplicaciones de IoT pueden generar nuevos ingresos ordinarios, ya sea en el corto o largo plazo.

Además, para muchos ejecutivos, la idea de localizar valor en la combinación de información física y digital todavía es nueva. En este artículo, vemos de manera específica la monetización de la tecnología de IoT, explorando las estrategias comunes en el mundo del software – donde la información durante bastante tiempo ha generado valor – y cómo esas estrategias pueden aplicar en un mundo conectado.

Convirtiendo valor en ingresos ordinarios

Captura del valor

En la forma más sencilla, la tecnología de IoT toma inputs del mundo físico, usa tecnologías digitales para derivar conocimientos provenientes de esos inputs, y luego hace disponibles los resultados para uso de nuevo en el mundo. Al vincular el mundo físico y el mundo digital, el IoT también tiene otro impacto. Los productos físicos tradicionales crean valor para los clientes solo por virtud de su desempeño: una bombilla eléctrica estándar es valuada con base en su brillo, eficiencia, y duración. Cuando se conectan objetos, la información también se convierte en un determinable clave del valor: una bombilla eléctrica inteligente es valiosa no solo porque puede iluminar un espacio sino porque puede permitir automatización, programación, control remoto, y otras capacidades.

Desde la perspectiva de la monetización, esto significa que los nuevos modelos de negocio se están ampliando y se están convirtiendo en la norma.

Todas esas técnicas pueden ser agrupadas en tres orientadores clave de la monetización – inteligencia de uso, empaquetado basado-en-la-característica, y consumo flexible – que constituyen los pilares fundamentales de la estrategia de monetización de las principales firmas de software.

¿Le pareció útil este contenido?