Análisis

Implicación de la llegada de las Normas Internacionales de Información Financiera a Colombia

NIIF - IFRS

Por: Ana María Toro, Socia Business Process Solution de Deloitte

Con la entrada en vigencia de las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF), la forma de llevar contabilidad en Colombia ha empezado a dar un giro importante, permitiendo que la información financiera de las compañías en Colombia sea comparable internacionalmente, como parte del proceso de globalización que en diferentes esquemas de la economía mundial ha ido ajustándose.  Ya en este año 2015 las grandes compañías que pertenecen al denominado Grupo1 están aplicando en su contabilidad las NIIF plenas, y a partir del año 2016 el resto de las compañías que pertenecen al denominado Grupo2, aplicarán las NIIF para Pymes, a menos que hayan adoptado las NIIF Plenas. 

Esto conlleva claramente a cambios importantes a nivel de los sistemas de información, los procesos internos, el conocimiento de la gente y la tecnología, donde la complejidad de aplicación varía dependiendo de la clase de operación y tamaño de las compañías.  De lo anterior, se genera un importante cuestionamiento por cada entidad legal constituida en Colombia: ¿Estoy preparado para llevar mi contabilidad bajo las NIIF?  Muchas compañías apenas se están alertando sobre los cambios que deben surtirse y aun no son conscientes de las implicaciones que a nivel interno se van a generar.  Además de ajustar la forma de registrar las operaciones bajo una nueva norma internacional, las organizaciones deben mantener el sistema de contabilidad actual vigente para efectos fiscales, pues las NIIF por ahora no son base fiscal para presentar las declaraciones tributarias.  Esto significa que todas las compañías deben llevar “dos contabilidades”, una bajo NIIF y otra para efectos tributarios.  Y de aquí surge otra pregunta: ¿Mi sistema de contabilidad me permite llevar dos libros contables bajo diferente normatividad?

Para dar respuesta a las anteriores inquietudes, las compañías deben entrar a evaluar diferentes opciones para permitirles dar cumplimiento a la nueva legislación, entre las cuales puede estar:

·         Adquirir un nuevo software contable, o implementar una nueva versión del actual.  Eso sí, se debe validar previamente que el proveedor del software haya realizado las mejoras necesarias para que éste se ajuste a las NIIF y permita a su vez llevar el libro fiscal. 

·         De ahí se desprende la necesidad de validar el conocimiento del contador y del equipo de trabajo, por lo cual es importante recibir capacitaciones externas.

·         Buscar un tercero que evalúe qué implicaciones hay con el cambio de normatividad, y que determine realmente los ajustes que hay que realizar.

·         Si la contabilidad es llevada por un centro de servicios compartidos regional, debe evaluarse si este sistema centralizado permite realizar los ajustes en el sistema para el manejo de ambos libros.  De no ser factible, debe evaluarse una solución local para ajustar la contabilidad corporativa a la normatividad local.

·         Puede ser la oportunidad para buscar tercerizar esta responsabilidad, y delegar en un tercero que cuente con el conocimiento, la tecnología y la experiencia que brinde la tranquilidad que todas las compañías quieren para cumplir con las normas, y continuar concentrando sus esfuerzos en su actividad principal de negocio.

¿Le pareció útil este contenido?

Temas relacionados