La automatización está aquí para quedarse

Análisis

 La automatización está aquí para quedarse… pero, ¿qué pasa con su fuerza de trabajo?

Preparación para el nuevo ecosistema del trabajador

El futuro del trabajo casi no se trata de tecnología: es acerca de aprovechar las tecnologías exponenciales para empoderar nuestra fuerza de trabajo y acelerar el crecimiento del negocio, al entrar en la Cuarta revolución industrial

Los robots han aliviado nuestra carga en el desempeño de tareas mundanas y/o peligrosas – desde los correctores de ortografía y dramática en los programas de procesamiento de palabras hasta los drones militares. Algunas de esas aplicaciones son universalmente benéficas, otras lo son menos – y buena parte de ellas tiene la tendencia a inspirar un rango amplio de emociones, desde curiosidad hasta miedo. Especialmente acerca de nuestras perspectivas profesionales futuras. ¿Nos estamos haciendo a nosotros mismos irrelevantes? ¿Sólo algunos de nosotros? ¿Quién decide?

Con la aceleración del avance tecnológico, está claro que estamos en la cúspide de una nueva era – de aprendizaje de máquina, elaboración por la máquina, y en últimas verdadera inteligencia artificial (IA). Es un punto de giro en la historia que ofrece tanto oportunidades como desafíos. Y posiblemente, el mayor impacto económico y social estará en el trabajo – cómo se hace el trabajo y por quién. Porque el futuro del trabajo casi no se trata de tecnología: es acerca de aprovechar las tecnologías exponenciales para empoderar nuestra fuerza de trabajo y acelerar el crecimiento del negocio, al entrar en la Cuarta revolución industrial. En esta nueva era, el cambio desde la digitalización básica hacia la innovación basada en combinaciones de tecnologías está forzando que las compañías re-examinen cómo hacen negocios

¿Qué significa esto? En lo que se refiere al trabajo, al menos, las compañías que fallen en desarrollar un ecosistema de recursos tanto humanos como virtuales (e.g., robóticos) estarán en riesgo de perder eficiencia y oportunidades de compromiso que puedan llevar a estancamiento – o peor, obsolescencia. La fuerza de trabajo de la Cuarta revolución industrial, en otras palabras, no estará restringida a empleados permanentes complementados por contratistas. Las organizaciones crecientemente dependerán de crowdsourcing, personas de libre dedicación [freelancers], y el espectro pleno de la automatización, comenzando con la automatización robótica de procesos [robotic process automation (RPA)]

La automatización está aquí para quedarse… pero, ¿qué pasa con su fuerza de trabajo?

En resumen, RPA puede ser usada como una herramienta para incrementar compromiso y satisfacción, y es un facilitador de la transformación continua que toca a muchas dimensiones de la fuerza de trabajo. Por consiguiente, necesita estar conectada con la estrategia más amplia de talento, y las compañías necesitarán cambiar sus modelos de operación para maximizar el valor. Dicho de manera sencilla, los beneficios de RPA fácilmente trascienden la reducción de personal y la reducción de costos.

¿Le pareció útil este contenido?