Análisis

Legal Corporativo

Boletín semanal | 14 de mayo, 2019

Prescripción adquisitiva de las acciones

Frente a la prescripción adquisitiva de las acciones de una S.A.S. en virtud de un contrato de compraventa de acciones, manifiesta la Superintendencia de Sociedades que en primer término debe atenderse a la regulación civil sobre la prescripción general establecida en el artículo 2518 del Código Civil que señala lo siguiente: “Se gana por prescripción el dominio de los bienes corporales, raíces o muebles, que están en el comercio humano, y se han poseído con las condiciones legales (….)”. Bajo este entendido, la Superintendencia en Oficio 220-050572 del 6 de abril de 2018 manifestó que las acciones de una sociedad de capital, en tanto bienes muebles pueden ser objeto de prescripción adquisitiva de dominio invocada por un socio o un tercero, siempre que se cumpla con el requisito de la posesión no interrumpida de tres años establecida en la Ley 791 de 2002.

Ahora bien, en relación con el título y el modo en el contrato de enajenación de acciones, la Corte Suprema de Justicia en Sentencia 495901 del 16 de diciembre de 2013 señaló que, “(…) Tratándose de una compraventa de acciones, específicamente, el título se materializa en el contrato, cuyo perfeccionamiento se da por el simple acuerdo de las partes (arts. 406 y 864, ibídem); mientras que el modo se concreta a la tradición de las acciones, que se realiza normalmente por endoso. La inscripción del adquirente en el libro de registro de accionistas, por orden escrita del enajenante, no afecta el modo porque el objeto de esta formalidad es que la cesión produzca efectos frente a la sociedad y a terceros. (….) Debe quedar perfectamente claro que la existencia de la compraventa de acciones no pende del registro. El título traslaticio de las acciones sigue siendo consensual, pero el registro es un requisito de oponibilidad frente a la sociedad y a los demás terceros, (…)”.

Superintendencia de Sociedades - Oficio 220-034448 del 24 de abril de 2019

Superintendencia de Sociedades - Oficio 220-034448 del 24 de abril de 2019

Actividad de mutuo

Mediante Oficio 220-031637 del 17 de abril de 2019 la Superintendencia de Sociedades resuelve el interrogante de si es posible que una sociedad por acciones simplificadas tenga como objeto principal el préstamo de dinero. Al respecto, señala la Entidad que, la actividad de prestar dinero no significa que se esté ejecutando una labor de intermediación financiera propiamente, ya que si las operaciones de mutuo (préstamo) se realizan a partir de recursos propios del prestamista, puede ser desarrollada de forma independiente en el sector real o comercial, sin requerir necesariamente de la autorización gubernamental.

De igual forma, la Superintendencia fundamenta el que no existen prohibiciones en torno a la determinación del objeto social de una sociedad mercantil más allá de los establecidos en el artículo 99 del Código de Comercio, estos son: “a) Los actos que se encuentran determinados en las actividades principales previstas en el objeto social. b) Los que se relacionen directamente con las actividades principales y c) Los que tienen como finalidad ejercer los derechos y cumplir las obligaciones legales y convencionalmente derivados de la existencia y actividad de la sociedad.”. Concluye entonces la Superintendecia que la sociedad es autónoma para regular su capacidad jurídica, dentro de los límites legales.

Superintendencia de Sociedades - Oficio 220-031637 del 17 de abril de 2019

 

Superintendencia de Sociedades - Oficio 220-031637 del 17 de abril de 2019
¿Le pareció útil este contenido?