Análisis

Laboral   

11 de febrero, 2020

El pasado 31 de enero de 2020 se expidió la Ley 2015 de 2020, por medio de la cual se crea la Historia Clínica Electrónica Interoperable que pretende facilitar, agilizar y garantizar el acceso y ejercicio del derecho a la salud y a la información, respetando el Habeas Data y la reserva de la historia clínica

A continuación, señalamos los aspectos más relevantes de esta Ley:

1.    La Ley 2015 de 2020 busca regular la Interoperabilidad de la Historia Clínica Electrónica (en adelante “IHCE”), cuyo objetivo es el intercambio de datos clínicos relevantes, documentos y expedientes clínicos de cada persona.

2.    La Historia Clínica Electrónica constituirá el registro integral y cronológico de las condiciones de salud del paciente, la cual estará contenida en sistemas de información y aplicaciones de software, y contará con la firma digital del médico tratante.

3.    A su vez, la Interoperabilidad hace referencia a la posibilidad de compartir la información, pudiendo accederse a ella desde cualquier punto de la red asistencial en la que se requiera su consulta, beneficiando la continuidad asistencial y la seguridad del paciente.

4.    Para la operación de la IHCE, los Prestadores de Servicios de Salud se encontrarán obligados a diligenciar y disponer los datos, documentos y expedientes de la historia clínica en la plataforma de interoperabilidad, la cual aún no ha sido regulada por el Gobierno.

5.    El término máximo para reglamentar el modelo y parámetros de la IHCE es de doce (12) meses, mientras que, el plazo máximo de implementación es de cinco (5) años contados a partir de la entrada en vigencia de la Ley.

6.     La Ley dispone que los prestadores de salud, ya sean públicos o privados, seguirán teniendo la responsabilidad de guarda y custodia de la historia clínica en sus propios sistemas tecnológicos. Sin perjuicio de lo anterior, también serán responsables los demás actores de salud involucrados en el marco de la IHCE.

7.    Por otra parte, la Ley establece que cada persona será titular de su Historia Clínica Electrónica y que será ésta quien podrá autorizar el uso por terceros de la información que en ella se contenga, salvo en los casos en los que por ley no sea requerida la autorización.

8.    La Historia Clínica Electrónica deberá contener los datos clínicos relevantes de forma clara, completa y estandarizada, con los más altos niveles de confidencialidad. Adicionalmente, no podrá ser modificada sin que quede registro de la modificación.

9.    Finalmente, la Ley establece que la Historia Clínica Electrónica estará regida por los principios de gratuidad y autenticidad.

Congreso de Colombia - Ley 2015 del 31 de enero de 2020

¿Le pareció útil este contenido?