Análisis

Legal Corporativo

Boletín semanal | 24 de noviembre, 2020

Transferencia de acciones a fiducias mercantiles por parte de un accionista de una SAS

En Oficio 220-223047 de 2020, la Superintendencia de Sociedades se refirió a inquietudes respecto a los efectos e implicaciones de los aportes de accionistas de una SAS, a una Fiducia, como garantía de una obligación condicional a favor de un tercero beneficiario. Específicamente, aquellas implicaciones referentes a las capacidades de deliberación y decisión de los accionistas, conservación de sus derechos económicos, capacidad de cesión de acciones a terceros y la posibilidad de hacer dicho aporte con el único objetivo de constituir garantías de una obligación condicional.

Frente a los primeros interrogantes, la entidad determinó que, en virtud del artículo 12 de la Ley 1258 de 2008, es la entidad fiduciaria aquella habilitada a ejercer los derechos y obligaciones que como accionista le son inherentes. En este sentido, será la entidad fiduciaria y no el fideicomitente o beneficiario, aquella encargada de deliberar y decidir (votar) en las asambleas correspondientes. Sin embargo, establece que los derechos económicos de las acciones, deberán ser regulados en el contrato que particularmente suscriban la fiduciaria y quien decide aportar las acciones a la misma. Ahora bien, en lo relativo a la cesión o negociación de las acciones, la Superintendencia aclara que las reglas a seguir son aquellas fijadas por los estatutos sociales de la sociedad, a los cuales la sociedad fiduciaria deberá atender, observando igualmente los requisitos de preferencia y demás pautas determinadas para la negociación.

Por último, si resulta admisible la posibilidad de hacer dicho aporte con el único objetivo de constituir garantías de una obligación condicional. Frente a lo anterior, la Superintendencia establece que la fiducia en garantía busca garantizar con ella o su producto, el cumplimiento de obligaciones a su cargo y a favor de terceros, en este sentido, es esencialmente irrevocable, pues se transfiere la propiedad de los bienes (acciones) a un patrimonio autónomo independiente, para que en el evento de acaecer una condición ésta proceda a pagar obligaciones garantizadas con el producto de su venta o con la entrega de los mismos bienes.

Superintendencia de Sociedades - Oficio No. 220-223047 del 15 de noviembre de 2020

¿Le pareció útil este contenido?