Análisis

Legal Corporativo

Boletín semanal | 20 de octubre, 2020

De las directrices de la delegatura para la protección del consumidor de la Superintendencia de Industria y Comercio para los influenciadores

Como respuesta al auge de la tecnología y el crecimiento masivo de los nuevos canales de comunicación y distribución de productos, la delegatura de protección al consumidor de la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC), emitió recientemente una guía con el fin de establecer las buenas practicas recomendadas por esta entidad, a los influenciadores. La mencionada guía fue definida por la SIC como una “herramienta de derecho flexible”, que tiene como fin orientar a los influenciadores sobre las directrices que se deben tener en cuenta para el ejercicio de sus actividades comerciales y la relación que los mismos deben tener con los anunciantes. En la misma, la SIC define al influenciador como:

“la persona, que a través de redes sociales y/o plataformas digitales interactivas, al compartir su cotidianidad, intereses y experiencias con una comunidad en línea, ha logrado construir credibilidad, confianza y una imagen reconocible que le permite influir, afectar o motivar el comportamiento del consumidor. Lo anterior, sin importar si el influenciador se identifica o no como tal, toda vez que, lo relevante, es el rol que cumple.”

De igual manera, la SIC, define al anunciante como

la persona o empresa, incluyendo publicistas, promotores de ventas y vendedores directos, que, por cuenta propia, o en cuyo nombre, se hace o divulga publicidad comercial con el propósito de promover sus productos o influir en el comportamiento del consumidor”

Así las cosas, entre las recomendaciones que realizó la SIC a los influenciadores, resaltamos a continuación las más relevantes:

1.       Deberán identificar de manera clara, la relación que tienen con el anunciante o producto que anuncian. Lo anterior, implica anunciar si existe o no una relación comercial con el anunciante del producto.

2.       Abstenerse de presentar un mensaje publicitario como un mensaje natural y espontaneo. Es decir, abstenerse de presentar una pauta publicitaria como una experiencia propia.

3.       Abstenerse de hacer publicidad en los casos en los que el anunciante le solicite que no presente la misma como publicidad, sino como una publicación espontanea.

4.       Solicitar al anunciante que le indique de manera clara los lineamientos para que la publicación pueda ser plenamente identificada como publicidad.

Por último, para el anunciante la SIC establece las siguientes recomendaciones:

1.       Cumplir con la normativa sobre protección al consumidor.

2.       Identificar como publicidad los mensajes que ostenten esta calidad

3.       Exigir al influencer que informe a través de su publicación, si entre éste y el anunciante existe una relación comercial.

4.       Socializar la guía emitida por la SIC con las agencias de publicidad.

Superintendencia de Industria y Comercio - Guía de buenas prácticas en la publicidad a través de influenciadores

¿Le pareció útil este contenido?