Análisis

Laboral   

29 de septiembre, 2020

El pasado veintidós (22) de julio de 2020, la Corte Suprema de Justicia a través de la Sentencia SL 2615 – 2020 con Radicado No. 79987, realizó algunas precisiones sobre la Unidad de Empresa, en el marco de la decisión del recurso de anulación interpuesto al laudo arbitral emitido en el conflicto colectivo entre el sindicado ASOCIACIÓN COLOMBIANA DE AVIADORES CIVILES (ACDAC) y AVIANCA

En dicha sentencia, particularmente frente a la Unidad de Empresa la Corte se pronunció frente a las situaciones de control (matriz – controlante) por cuenta de su inclusión en el laudo arbitral de una sociedad extranjera de nombre AVIANCA HOLDINGS S.A. (controlante de AVIANCA). Sobre el particular, la Corte señaló que:  

1. La figura de las sociedades subordinadas es propia del derecho mercantil, y está consagrada en la Ley 222 de 1995, como aquella sociedad para la cual su poder de decisión se somete a la voluntad de otra persona (matriz o controlante) bien sea directamente, para lo cual la controlada se denomina filial o por intermedio de subordinadas, caso en el cual se denomina
subsidiaria.  

Según la Corte, la regulación en materia mercantil obedeció a un criterio de protección y transparencia, en la medida en que lo que pretende la ley es minimizar el impacto de posibles abusos frente a terceros y socios minoritarios. Por ello se establecieron como efectos de la subordinación (i) la inscripción de tal condición en el registro mercantil y (ii) la obligación de certificar la situación de subordinación, control o vinculación a un grupo empresarial, por parte de las cámaras de comercio.  

2. En materia laboral la Unidad de Empresa, consagrada en el artículo 194 del Código Sustantivo del Trabajo, establece que se entiende como una sola empresa toda unidad de explotación económica, o varias unidades que dependan económicamente, cuando éstas además cumplan actividades similares, conexas o complementarias y cuenten con trabajadores a su servicio.  

Para el caso de personas jurídicas, para la declaratoria de Unidad de Empresa, como indica la norma, los salarios y prestaciones extralegales que rijan en la principal al momento de su declaratoria solamente se aplicarán en las filiales o subsidiarias cuando así lo estipule la convención colectiva de trabajo, o cuando la filial o subsidiaria esté localizada en una zona de condiciones económicas similares a las de la principal, a juicio del Ministerio o del juez del trabajo.  

Adicionalmente, la Corte recuerda que la sentencia que declare la unidad de empresa vincula no solo a la sociedad que el demandante considere como matriz, sino también a las que aparezcan como filiales de aquella. Para poder declarar la Unidad de Empresa respecto de varias personas jurídicas, es necesario establecer la interrelación económica que se presenta entre las
implicadas.  

En ese sentido, en materia laboral, recalca la Corte, a diferencia del derecho mercantil, es necesario que la Unidad de Empresa sea declarada por vía judicial o por parte del Ministerio del Trabajo para que tenga efectos vinculantes establecida en la ley laboral.  

Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Laboral - Sentencia No. SL2615-2020 del 22 de julio de 2020

Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Laboral - Sentencia No. SL2615-2020 del 22 de julio de 2020
¿Le pareció útil este contenido?