Análisis

Legal Corporativo

Boletín semanal | Edición 13 / 06 / 17

Superintendencia de Sociedades

La Superintendencia de Sociedades, mediante oficio 220-110045 del 30 de mayo de 2017 se refiere al derecho de inspección de los socios para inspeccionar libremente los libros y papeles sociales.

En este, se remite a la Circular Básica Jurídica No. 100 – 000001 del 21 de marzo de 2017, capítulo III, en los cuales se define y se esboza más sobre el derecho de inspección:

I. Definición y fundamento jurídico. El derecho de inspección es una prerrogativa individual inherente a la calidad de asociado y uno de los pilares fundamentales del gobierno corporativo. Consiste en la facultad que les asiste a los asociados de examinar, directamente o mediante persona delegada para el efecto, los libros y papeles de la sociedad, con el fin de enterarse de la situación administrativa, financiera, contable y jurídica de la sociedad en la cual realizaron sus aportes. Este derecho, de manera correlativa, implica la obligación de los administradores de entregar la referida información, en los términos y condiciones que exigen tanto las normas contables, como las normas propias del ordenamiento societario, y los estatutos sociales de cada sociedad.

 

II. Oportunidad para ejercerlo. Si bien el derecho de inspección pertenece a la categoría de los derechos inderogables de los asociados, y se trata de un derecho esencial que tiene una finalidad fundamentalmente informativa, no por ello se puede afirmar que tiene un carácter absoluto frente a las sociedades, sino que por el contrario está limitado por la ley, tanto por su alcance temporal, como por su extensión material.¨(subrayado nuestro).

 

De acuerdo a lo anterior, para las sociedades anónimas, el numeral 4 del artículo 379 del Código de Comercio establece que los socios, podrán inspeccionar, libremente, los libros y papeles sociales dentro de los 15 días hábiles anteriores a las reuniones de la asamblea general en que se examinen los balances de fin de ejercicio. Así mismo, en concordancia con lo determinado en el artículo 422 del mismo estatuto, corresponde a los administradores permitir el ejercicio del derecho de inspección a los accionistas o a sus representantes durante el término de 15.

 

Éste derecho no solo está condicionado a la temporalidad de su ejercicio, sino a la extensión del mismo, que se refiere a la determinación de los documentos que en efecto son susceptibles de inspección y al lugar donde se puede ejercer dicho derecho, todos mencionados en el artículo 446 y 447 del Código de Comercio y numerales III y IV del literal C del Capítulo III de la Circular Básica Jurídica emitida por la Superintendencia de Sociedades.

Oficio 220-110045 del 30 de mayo de 2017

Superintendencia de sociedades.

Bogotá, 20 de febrero de 2017.

Oficio 220-110045 del 30 de mayo de 2017 Superintendencia de Sociedades

Superintendencia de Sociedades

La Superintendencia de Sociedades, mediante oficio 220-111308 del 31 de mayo de 2017 se refiere a la inembargabilidad de la propiedad fiduciaria o fideicomiso civil.

Mediante Oficio No 220-126109 del 20 de junio de 2016, la Superintendencia afirmó la posibilidad de practicar medidas de embargo y secuestro en procesos ejecutivos por el incumplimiento de las obligaciones principales garantizadas con los gravámenes hipotecarios o mobiliarios sobre el fideicomiso; de suerte que el hecho de haberse pactado la traslación del dominio al fideicomisario, a juicio de este despacho no limita, ni prohíbe la procedencia de dichas cautelas, máxime que el artículo 594 del Código General del Proceso, norma vigente que taxativamente relaciona los bienes inembargables, no incluye ninguna restricción por razón de la fiducia.

Posteriormente, en el Oficio 220- 021816 del 17 de febrero de 2017, la Superintendencia reitera lo postura y agrega que:

 “…El Código General del Proceso, eliminó la disposición que antes consagraba el artículo 684 del Código de Procedimiento Civil, de acuerdo con el cual ‘…no podrán embargarse …13º) Los objetos que posean fiduciariamente (s.f.t); en su lugar, el Artículo 594 del nuevo código, establece que además de los bienes inembargables señalados en la Constitución Política o en leyes especiales, no se podrán embargar los bienes que al efecto se relaciona, sin incluir en la relación actual ninguna restricción atinente a la fiducia

Sin perjuicio de lo anterior, es cierto que en virtud de lo dispuesto en el artículo 1677 del Código Civil, particularmente el numeral 8º, se mantiene inembargable ‘la propiedad de los objetos que el deudor posee fiduciariamente’, en el entendido de que se trata de aquellos bienes que un tercero distinto del constituyente posee fiduciariamente.”

Ahora bien, sobre el artículo 1677 del Código Civil, es una norma de carácter procedimental. La redacción de su numeral 8, es la originaria del Código Civil, y que ninguno de los llamados códigos judiciales hizo mención a la inembargabilidad de la propiedad fiduciaria, pues aún la Ley 105 del 17 de octubre de 1931 no la enlistó en el artículo 1004, aunque en el numeral 16, hizo referencia a “Los demás bienes no embargables conforme al Código Civil o a otras leyes”.

Esta situación se modificó con el Código de Procedimiento civil, Decreto 1400 de 1970, en el cual el articulo 684 prescribió que “además de los bienes inembargables de conformidad con leyes especiales, no podrán embargarse (…) 13.- Los objetos que se posean fiduciariamente”, numeral que se mantuvo incólume en el numeral 342 del artículo 1 del Decreto 2282 del 7 de octubre de 1989. Posteriormente, el artículo 594 de la Ley 1564 del 2012, Código General del Proceso, estableció otros bienes inembargables, en los cuales no se encuentra la propiedad fiduciaria.

De conformidad con lo expuesto, resulta evidente que el listado de bienes inembargables consagrado en el artículo 1677 del Código Civil, fue adicionado por el artículo 1004 del Código Judicial, pero el mismo fue derogado por subrogación2 por el artículo 684 del Código de Procedimiento Civil, y éste este a su vez derogado expresamente por el artículo 626 del Código General del Proceso, por lo cual es dable colegir que la norma vigente hoy en materia de inembargabilidad de bienes es el artículo 594 del Código General del Proceso, el cual amplió el espectro de la inembargabilidad pero no otorgó este atributo a la propiedad fiduciaria.

Es otras palabras, considerando que la inmebargabilidad de la propiedad fiduciaria o fideicomiso civil se encontraba estatuida en el numeral 13 del artículo 684 del Código de Procedimiento Civil, no era posible hacer uso del inciso primero de la misma norma para acudir al artículo 1677 del Código civil, pues éste no regulaba específicamente asuntos referentes a la propiedad fiduciaria, sino al pago por cesión de bienes

Lo anterior se refuerza con la sentencia de tutela No. T25.430 del 9 de mayo de 2006, con ponencia del Magistrado Álvaro Orlando Pérez Pinzón, la Sala de Casación Penal de la Corte Suprema de Justicia, en la cual se señaló:

“El Tribunal demandado en su providencia aceptó que aunque en principio el bien objeto de fideicomiso podría reputarse inembargable, en realidad no lo es porque según los términos de la escritura pública, no están involucradas tres personas, como es lo habitual, sino dos: un constituyente o un fideicomitente, que se confunde con el fiduciario (propietario) y el fideicomisario. Para tal fin, hizo un recuento de las normas que regulan la posesión, el dominio o propiedad y la propiedad fiduciaria, para concluir:

“Así las cosas, puede inferirse que cuando la ley habla de objetos que se posean fiduciariamente o de propiedad fiduciaria, está haciendo alusión al fiduciario, aquella persona que es formalmente propietario, porque esa titularidad sobre el bien la tiene en forma transitoria, con cargo a pasarla o restituirla al tercero beneficiario o fideicomisario. En esa medida, el legislador quiso proteger esa condición, ese estado latente de la propiedad, prohibiendo su embargo, pues en realidad se posee el bien con la limitante de tenerlo que pasar a otra cumplida una condición y aunque puede disponer de él, queda de todos modos con la obligación de restituirlo.

220-111308 DEL 31 DE MAYO de 2017

Superintendencia de sociedades.

Bogotá, 20 de febrero de 2017.

220-111308 DEL 31 DE MAYO de 2017 Superintendencia de Sociedades
¿Le pareció útil este contenido?

Temas relacionados