Análisis

Legal

Boletín semanal | Edición 08 / 03 / 16

Superintendencia de Sociedades.

La Superintendencia de Sociedades a través de concepto No. 220-22296 de 10 de Febrero de 2016, manifestó que los derechos con los que cuentan los accionistas son personalísimos y no deben tener en cuenta el monto del aporte o la participación porcentual que tenga cada uno dentro de la composición del capital social, por lo tanto la titularidad de los mismos hace que no sea jurídicamente viable establecer en los estatutos la obligación de que los accionistas minoritarios deban ser representados por un apoderado previamente postulado por los mismos, es decir la representación no puede ser impuesta a los accionistas minoritarios a través de una disposición estatutaria.

Se puede dar un escenario distinto y es que uno o varios accionistas, de manera individual o conjunta, decidan voluntariamente nombrar un apoderado que los represente en sus actuaciones frente a la sociedad, pero esta decisión debe ser voluntaria.

La Superintendencia manifestó que la regla general es el respeto por los derechos, lo cual es inherente a cada asociado de acuerdo a lo consagrado en el artículo 379 del Código de Comercio, de los cuales se puede disponer de manera individual y concreta, atendiendo que la administración respectiva les debe brindar a los asociados un tratamiento eminentemente equitativo que los cobije a todos por igual.

También la entidad aclaro que dicha titularidad, a su vez, lleva inherente la posibilidad de ejercerlo bien directamente o a través de apoderado, por lo que casa socio está facultado para hacerse representar en las reuniones de junta de socios o asamblea mediante poder otorgado por escrito, en el que se indique el nombre del apoderado, la persona en quien puede sustituirlo, si es el caso, la fecha de las reuniones y demás requisitos.

Concepto No. 220-22296 de 2016
Superintendencia de Sociedades
Bogotá, 10-02-2016

Descargue el boletín

Superintendencia de Industria y Comercio

La Superintendencia de Industria y Comercio a través de concepto No. 15281754 del 28 de enero de 2016, aclaro que la patente es entendida como el mecanismo de protección de las invenciones, las cuales de acuerdo a lo expresado en el artículo 14 de la Decisión 486 del 2000, pueden ser de producto o de procedimiento, en todos los campos de la tecnología, siempre y cuando las mismas sean nuevas, tengan nivel inventivo y sean susceptibles de aplicación industrial.

La Superintendencia recalco que la autoridad competente para otorgar patentes es la Superintendencia de Industria y Comercio, quien otorgará el título de propiedad sobre la patente de invención de producto o de procedimiento, siempre y cuando la solicitud cumpla con todos los requisitos exigidos en las normas andinas y sus disposiciones complementarias. El artículo 25 de la Decisión 486 del 2000 establece que “la solicitud de patente sólo podrá comprender una invención o un grupo de invenciones relacionadas entre sí, de manera que conformen un único concepto inventivo”.

Dentro de las exigencias objetivas de una solicitud de patente, es que cumpla con el requisito de “unidad de invención”, es decir que la solicitud debe estar relacionada con una sola invención o en caso de que sea un grupo de invenciones, solo pueden ser objeto de la misma solicitud si están vinculadas de tal manera que entre sí formen un solo cuerpo inventivo general. La palabra “Unidad” significa que la solicitud puede contener dos o más invenciones, solamente si estas pertenecen a un solo concepto inventivo general, es decir un conjunto de características técnicas nuevas e inventivas que son comunes a todas las invenciones.

De acuerdo a lo anterior, la Entidad resaltó que las solicitudes divisionales de un trámite de patente de invención, procedentes cuando no se cumplen los requisitos de unidad de invención, no se pueden confundir con la modificación, pues se trata de dos figuras disímiles entre sí y con aplicabilidad propia y características destacables.

Para terminar la Superintendencia manifestó que las solicitudes divisionales no son admisibles dentro de un trámite de solicitud de diseño industrial ya que el objeto a proteger de un producto o artículo solo atañe al aspecto especial, ornamental o forma distintiva y novedosa del mismo. El artículo 34 de la Decisión 486 del 2000, permite que el solicitante de una patente pueda pedir que se modifique la solicitud en cualquier momento del trámite, sin implicar esto una ampliación de la protección que correspondería a la divulgación contenida en la solicitud inicial. 

Concepto No. 15281754 de 2016
Superintendencia de Industria y Comercio
Bogotá, 28-01-2016

 

Descargue el boletín
¿Le pareció útil este contenido?

Temas relacionados