Análisis

Gobierno societario en entidades financieras

El Banco Central de la República Argentina (BCRA) fijó la obligatoriedad para que las entidades bajo su control tengan efectivamente implementado un Código Societario.

Una nueva regulación, que no lo es tanto

En cuanto al Gobierno societario en las entidades financieras, esta norma fija la obligatoriedad para que a partir de enero de 2012 las entidades bajo su control tengan efectivamente implementado un código societario siguiendo tales lineamientos. En ese sentido, las entidades financieras deberán implementar efectivamente un código de gobierno societario que comprenda a toda la entidad como disciplina de la gestión de todos los riesgos tomando en consideración los lineamientos contenidos en esta disposición, en forma proporcional a la dimensión, complejidad, importancia económica y perfil de riesgo de la entidad financiera y del grupo económico que integre.

Deberán definir un código de gobierno societario, el cual se refiere a la manera en la que el Directorio y la Alta Gerencia dirigen sus actividades y negocios, lo cual influye en la forma de establecer las políticas para cumplir los objetivos societarios, asegurar que las actividades de la entidad cumplan con niveles de seguridad y solvencia necesarios y que se ajusten a las leyes y demás normas vigentes, definir los riesgos a asumir por la entidad, proteger los intereses de los depositantes, asumir sus responsabilidades frente a los accionistas y tener en cuenta los intereses de otros terceros relevantes y realizar las operaciones diarias.

Define la norma para el Directorio que sus miembros deberán contar con los conocimientos y competencias necesarias para comprender claramente sus responsabilidades y funciones dentro del gobierno societario y obrar con lealtad y con la diligencia de un buen hombre de negocios en los asuntos de la entidad financiera, y define que entre sus funciones, deberán velar por la liquidez y solvencia de la entidad financiera, de aprobar la estrategia global del negocio y la política y de instruir a la Alta Gerencia para que implemente los procedimientos de gestión de riesgos, los procesos y controles. También destaca la norma la importancia y relevancia que la independencia tiene respecto de la cantidad de integrantes y la composición de este órgano de gobierno.

Define para la Alta Gerencia que deberán tener la idoneidad y experiencia necesarias en la actividad financiera para gestionar el negocio bajo su supervisión así como el control apropiado de su personal. Entre las principales responsabilidades que le atribuye, se destaca que ésta debe asegurar que las actividades de la entidad sean consistentes con la estrategia del negocio, las políticas aprobadas por el Directorio y los riesgos a asumir.

También dedica esta comunicación espacio para los Comités de Auditoría, para los cuales establece taxativamente que “Es recomendable que la mayoría de los miembros del Directorio que integren el Comité de auditoría, conforme a lo establecido por el BCRA revista la condición de independiente y que al menos uno de estos integrantes posea amplia experiencia en temas contables y/o financieros. El Comité de auditoría deberá considerar la implementación de programas de capacitación para que sus miembros tengan una base de conocimientos apropiada que les permita desarrollar sus tareas”.

También recomienda que las entidades según su tamaño y complejidad evalúen la conveniencia de formar otros comités tales como de gestión de riesgos, de incentivos al personal, de gobierno societario, de ética y cumplimiento.

Dedica la norma un capítulo para la Auditoría Interna y la Externa, para las cuales impone la necesidad de que el Directorio y la Alta Gerencia reconozcan su importancia y las utilicen efectivamente en sus esfuerzos por identificar los problemas en los sistemas de gestión de riesgos (auditoría interna) y para obtener una razonable conclusión respecto a que los estados contables representan adecuadamente la situación financiera y los resultados de la entidad financiera (auditoría externa). Para ello, define que estos órganos deberán reconocer la importancia, proveer los recursos necesarios y alentar su funcionamiento.

Destaca una vez más la norma la importancia del concepto de independencia y la imposibilidad de que auditor externo no sea el mismo profesional que ejerce la función de auditoría interna.

En el mismo capítulo la norma establece que la entidad financiera deberá implementar adecuadas funciones de control interno, incluyendo funciones de cumplimiento para, entre otras cuestiones, monitorear regularmente el cumplimiento de las reglas de gobierno societario y de las regulaciones, códigos y políticas a las cuales está sujeta la entidad.

Para finalizar, la norma dedica sus últimos dos capítulos a temas de incentivos al personal y otras políticas organizacionales como la transparencia. Respecto de los incentivos al personal, la norma define funciones y responsabilidades con el objetivo de reducir los estímulos hacia una toma excesiva de riesgos que puedan surgir de la estructura del sistema de incentivos económicos al personal de las entidades financieras. Reconoce como una buena práctica la formación de un Comité de Incentivos al Personal para aquellas entidades con una significativa dimensión, complejidad e importancia económica.

Para finalizar, respecto de la política de transparencia, la norma establece que a los fines de que la entidad financiera sea dirigida con transparencia, es recomendable una apropiada divulgación de la información hacia el depositante, inversor, accionista y público en general que promueva la disciplina de mercado y, por ende, un buen gobierno societario.

El objetivo de la política de transparencia en el gobierno societario es proveer a las citadas partes de la información necesaria para que evalúen la efectividad en la gestión del Directorio y de la Alta Gerencia. La publicación de informes sobre los aspectos del gobierno societario puede asistir a los participantes del mercado y a otras partes interesadas en el monitoreo de la fortaleza y solvencia de la entidad.

¿Le pareció útil este contenido?