Análisis

Órganos de control internos y externos

Mediante una colaboración e interacción conjunta en la gestión y supervisión del riesgo entre los órganos de control internos y externos, se busca la eficacia y la eficiencia del sistema de Arquitectura de Control, en la medida que se promueve una seguridad razonable en la administración del control de riesgo en las entidades supervisadas por la Superintendencia Financiera de Colombia.

Órganos de control de las entidades supervisadas por la Superintendencia Financiera de Colombia

Los órganos de control, tanto internos –entre los cuales se encuentra la Auditoría Interna o el órgano que haga sus veces- como externos –Revisor Fiscal, Auditor Externo, entre otros-, tienen la obligación de velar o revisar que la sociedad desarrolle sus actividades dando cumplimiento a lo previsto en el objeto social, que sus operaciones cumplan con las normas vigentes, que la contabilidad se lleve de forma regular y de conformidad con los principios generales de contabilidad y que los estados financieros revelen adecuadamente su situación financiera, entre otros aspectos.

De conformidad con la Circular 038 de 2009 de la Superintendencia Financiera de Colombia, la labor de la auditoria interna tiene como propósito mejorar la eficacia y eficiencia de los procesos de gestión de riesgos, control y gobierno de una sociedad, en atención a las características propias de cada empresa. Así las cosas, bajo los principios de independencia y objetividad, la naturaleza del trabajo del auditor interno tiene como función principal evaluar la gestión de los riesgos de la organización, el cual incluirá la evaluación de la exposición al riesgo referida al gobierno, operaciones y sistemas de información de la empresa. En tal sentido, la auditoria interna asistirá en el mantenimiento de controles efectivos, mediante la evaluación de la operatividad del sistema de control de interno, e igualmente evaluará el diseño, la implantación y la eficacia de los objetivos y programas en materia de Gobierno Corporativo.

Por su parte, es de recordar que la Revisoría Fiscal se encuentra consagradas principalmente en el Código de Comercio, la Ley 222 de 1995, la Ley 43 de 1990 y el Decreto 2649 de 1993. A partir de la Ley 43 de 1990 el ejercicio de las funciones de la Revisoría Fiscal debe evaluarse y apreciarse con fundamento en las normas, principios y procedimientos propios de la profesión contable y por ende del Contador Público.

Así, la Revisoría Fiscal persigue formarse una opinión sobre la regularidad de las operaciones sociales, la confiabilidad del control interno, la razonabilidad de los estados financieros y la fidelidad de los registros contables, con sustento en las normas que resultan aplicables dada su calidad de Contador Público, esto es, las normas de auditoría generalmente aceptadas. Por lo tanto, resulta consecuente que la misma no forme parte de la administración de la sociedad ni que sea un brazo adicional del Estado; se trata entonces de una institución independiente, ya que es esa condición la que permite la objetividad de sus juicios.

Adicionalmente, la Superintendencia Financiera de Colombia mediante la Circular Externa 054 de 2008 instruyó sobre las funciones de la Revisoría Fiscal.

Por su parte, en relación con los emisores de valores, la Circular Externa 028 de 2014 de la Superintendencia Financiera de Colombia, mediante la cual se adopta el Código de Mejores Prácticas Corporativas, contempla la función de monitoreo para la correcta eficacia de la Arquitectura de Control, por parte de la Auditoría Interna en colaboración con el Revisor Fiscal en las materias aplicables a su competencia. Esto, con el fin de verificar que los riesgos de la compañía estén siendo gestionados apropiadamente, teniendo en cuenta la labor conjunta de ambos órganos. De ahí que además, se haya establecido como mayor alcance de las funciones de la Auditoria Interna con respecto a la Arquitectura de Control, un Estatuto encargado de determinar las labores de evaluación, manejo y aseguramiento en los procesos de administración de riesgos.

De acuerdo con lo anterior, cada uno de estos tienen funciones diferentes pero compatibles entre sí y que resultan indispensables dentro de la arquitectura de control.

¿Le pareció útil este contenido?