Análisis

Litigios 

Boletín semanal | 30 de abril, 2019

Según la jurisprudencia del Consejo de Estado, la Administración Tributaria no solo tiene cinco (5) años para iniciar el proceso de cobro coactivo, sino que una vez iniciada, también debe finalizarla en dicho término

La prescripción de las obligaciones y de la acción de cobro, regulada en los artículos 817 a 819 del Estatuto Tributario Nacional, tiene un término de cinco (5) años contado a partir de la fecha en la que la obligación se hizo exigible o de la fecha de ejecutoria del acto, respectivamente.

De conformidad con lo dispuesto en el artículo 818 del Estatuto Tributario, el término de prescripción se interrumpe, entre otros supuestos, con la notificación del mandamiento de pago.

Sin embargo, ese término de prescripción empieza a correr de nuevo desde el día siguiente a la notificación del mandamiento de pago, por lo que la Administración Tributaria cuenta con cinco años para hacer efectiva la obligación una vez iniciado el proceso de cobro coactivo.

Lo anterior, no es más que la consagración del principio de seguridad jurídica que impone imprimirle celeridad a la actuación de la administración a fin de que las deudas y obligaciones tributarias se recauden con eficiencia y se definan de manera definitiva las situaciones jurídicas particulares.

Consejo de Estado, Sección Cuarta - Sentencia No. 22635 del 12 de febrero de 2019, C.P. Jorge Octavio Ramirez Ramirez

Consejo de Estado, Sección Cuarta - Sentencia No. 22635 del 12 de febrero de 2019, C.P. Jorge Octavio Ramirez Ramirez
¿Le pareció útil este contenido?