Análisis

Impuestos Corporativos    

Boletín semanal | 20 de octubre, 2020

El Consejo de Estado se pronunció sobre los efectos fiscales de la escisión de sociedades, así como sobre la responsabilidad en las sanciones e intereses asociados a obligaciones tributarias

El Consejo de Estado precisó las características y los efectos de la escisión de
sociedades, reiterando lo ya mencionado por la Sala en 2017, en el sentido en que, conforme con el artículo 3 de la Ley 222 de 1995, la escisión puede ser parcial o total.  En la escisión parcial, la sociedad escindente, sin disolverse, transfiere en bloque parte de su patrimonio a una o varias sociedades existentes o nuevas, mientras que, en la escisión total, la sociedad escindente se disuelve, divide su patrimonio en dos o más partes y lo transfiere en bloque a otras sociedades nuevas o existentes.

En relación con los efectos tributarios de la escisión de sociedades, el Consejo de Estado indicó que de acuerdo con la normativa vigente, las nuevas sociedades producto de la escisión serán responsables solidarias con la sociedad escindida, tanto por los impuestos, anticipos, retenciones, sanciones e intereses y demás obligaciones tributarias, de esta última, exigibles al momento de la escisión, como de los que se originen a su cargo con posterioridad como consecuencia de los procesos de cobro, discusión, determinación oficial del tributo o aplicación de sanciones, correspondientes a períodos anteriores al proceso de reorganización. 

Consejo de Estado, Sección Cuarta - Sentencia del 25 de junio de 2020, Rad. 2015-01999 (24535)

Consejo de Estado, Sección Cuarta - Sentencia del 25 de junio de 2020, Rad. 2015-01999 (24535)

El Consejo de Estado se pronuncia sobre el tratamiento tributario de los contratos de cuentas en participación para dirimir una controversia suscitada frente a la declaración de renta del año gravable 2008

El Consejo de Estado dio a conocer su posición sobre el tratamiento fiscal de los ingresos y costos provenientes de la explotación de los contratos de cuentas en participación en el marco de un proceso de fiscalización iniciado por la DIAN respecto del año gravable 2008. 

Al respecto, sostuvo la Sala que en el caso particular los ingresos debían ser contabilizados, en su totalidad, por el socio gestor, y registrados en su declaración de renta, y que resultaba claro que los costos y las deducciones relacionados con el negocio solo podían ser solicitados por el socio gestor, quien podía tomar como un costo deducible la utilidad pagada a los ocultos, esto, en la medida en que es el gestor quien desarrolla y ejecuta la actividad objeto del contrato en su propio nombre, presentándose como único dueño ante terceros.

Consejo de Estado, Sección Cuarta - Sentencia del 27 de agosto de 2020, Rad. 2013-00336 (22805)

Consejo de Estado, Sección Cuarta - Sentencia del 27 de agosto de 2020, Rad. 2013-00336 (22805)
¿Le pareció útil este contenido?