Análisis

Se encienden las luces

Cómo el Internet de las Cosas está motivando la innovación energética

A medida en que los esfuerzos por la conservación y la implementación de alternativas energéticas sigue en alza, las empresas eléctricas ya no pueden contar con los clientes, quienes usan cada vez más y más energía. ¿Cómo sobrevivir? Con un nuevo enfoque basado en la eficiencia y el control de costos, basado en el Internet, sobre todo en su aplicación sobre las Cosas.

Muchas de las personas damos como seguro el hecho de tener siempre electricidad, y no pasamos un sólo momento de nuestros días sin hacer uso de esta. No obstante, estas suposiciones y los modelos que sustentan la confiabilidad de la energía están cambiando. Históricamente, los servicios públicos han tenido los recursos para invertir en innovación y desarrollos en infraestructura para cubrir el crecimiento de la demanada, manteniendo precios asequibles para los clientes, y rendimientos económicos razonables. 

Esto, sin embargo, el crecimiento acelerado de la demanda, las necesidades por aumentar la eficiencia y los esfuerzos por la conservación y energías alternativas han erosionado la rentabilidad de este servicio. La industria, entonces, debe buscar más allá de sus procesos tradicionales de innovación, y apoyarse en las nuevas tecnologías para desarrollar procesos y cambios que les permita mantenerse en línea con los desarrollos necesarios, sin afectar las ganancias ni los cobros a los usuarios. El Internet de las Cosas puede ser una muy buena alternativa. ¿Por qué? Se lo contamos en este artículo. 

Descargue el artículo
¿Le pareció útil este contenido?