Al Día con Deloitte

Deloitte en la prensa

Motivos para la reforma fiscal

Al Día con Deloitte

Corría el año 2001. Un grupo de connotados economistas y políticos que entonces llamábamos, la Comisión de Exministros (de Hacienda) forjó un proyecto de ley, que fue aprobado por el Congreso cuando ya era Presidente Abel Pacheco, intitulado Ley de Ordenamiento Fiscal, que era un cambio radical al sistema, pues planteaba abierta y completamente no solo un impuesto sobre el valor agregado (IVA) completo sino una verdadera globalización de la renta e introducía la renta mundial.

Entonces, había motivos para actuar, como seguramente los hay hoy: atacar el creciente déficit y modernizar nuestro sistema tributario para mejorar la competitividad del país, atacar la informalidad y ampliar las bases de contribuyentes.

Resumo los motivos que repasa la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en boca de Álvaro Pereira, director de Estudios Económicos de tal organización: la situación fiscal continua deteriorándose; la deuda pública sigue aumentando y se disparará si no se toman medidas; lo que pagamos en intereses por bonos son los más altos de América Latina; la brecha entre gasto e ingreso sigue ampliándose; el gasto en planilla del sector público es alto; el presupuesto es muy rígido; hay margen para incrementar los ingresos tributarios; y la recaudación del impuesto de renta e IVA son bajos.

Lo que hoy se discute dista de aquello del 2001, pero sí pone cambios que podrían impactar las finanzas de las empresas y personas y creo que es responsable desde ya, entender el efecto del nuevo IVA y los cambios en renta por ganancias de capital y tipo de cambio. Otros impactos podrían venir del pago de dividendos sobre rentas en el exterior y de las limitaciones fiscales para endeudarse. Conviene poner atención a lo que pase luego del receso legislativo.

Cierro con dos reflexiones de Pereira: “En Costa Rica hay 1.200 exoneraciones y gastos fiscales. Es una locura, vosotros sois los campeones en los gastos fiscales y exoneraciones fiscales”.

Y luego esta: “Se tienen que disminuir las exoneraciones lo máximo posible, claro que hay siempre posibilidades de mantener ciertas exoneraciones. Algunas tienen sentido, por ejemplo, en Zonas Francas, es interesante porque el modelo económico de Costa Rica ha sido muy bueno gracias a la inversión extranjera, en parte por las zonas francas, si se acaba con esa exoneración ¿cuáles serán las consecuencias?”.

Publicado en La Nación
Clave fiscal
16 de julio de 2018

Did you find this useful?