Al Día con Deloitte

Perspectivas

Novedades en la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, nuevos retos para contribuyentes y autoridades

Al Día con Deloitte

La nueva Ley de Renta, modificada mediante el proyecto de fortalecimiento, trae conceptos nuevos a nuestro medio, aunque no nuevos en el mundo.

La nueva legislación de renta estará un poco más a tono con los estándares de la OECD y de legislaciones de países miembros de tal organización. Si bien uno debe aplaudir cualquier modificación que implique una mejora en cuanto a certeza, claridad en las normas y limitación en la arbitrariedad en la interpretación de las mismas, veremos si en el futuro, las autoridades respetan los principios que en Europa se han decantado en cuanto al respeto del derecho de autodeterminación que tenemos los contribuyentes. Si bien tales figuras promueven el ataque a las formas agresivas de elusión fiscal, no por ello deben cercenar el principio básico de los agentes económicos de la economía de mercado, de obtener el máximo rendimiento posible al menor coste legalmente viable.

La subcapitalización. Se le ha llamado así pero no es tal. Lo que contiene la ley es una norma para limitar los intereses que una empresa puede deducirse en un período fiscal. Claramente busca evitar que por vía de financiamientos intercompany las empresas deduzcan intereses y por esta vía eviten pagar dividendos, que no serían deducibles y que además están gravados. La fórmula es un porcentaje no mayor al 20% del EBITDA de la empresa. Sin embargo, comienza en 30% y va bajando 2% por año hasta llegar a 20%, no incluye los préstamos otorgados por entidades reguladas en Costa Rica o en otros países y permite solicitar la no aplicación de la limitación. Luego, el porcentaje de intereses afectos a la limitación y que pueden deducirse en un año, se pueden acumular y deducir en los años sucesivos siguientes hasta agotar la diferencia.

Asimetrías híbridas. Nueva figura que busca que si en dos países la misma figura jurídica tiene tratamientos fiscales distintos que anulen o disminuyan la tributación, Costa Rica puede rechazar la deducción de los pagos relacionados con tal figura. Se busca evitar que mediante sociedades o contratos se procuren situaciones de doble no tributación. Lo que la norma establece es una limitación a la deducibilidad de los gastos asociados con estas figuras hechos a partes vinculadas en el extranjero cuando tales gastos no generen un ingreso gravable o generen un ingreso exento para dicha parte vinculada, o cuando estos gastos también sean deducibles para la parte vinculada domiciliada en el extranjero.

Limitación a pagos a paraísos fiscales. Si bien se ha desarrollado mucho a nivel jurisprudencial sobre esta limitación, se consagra ahora como inclusión al artículo 9 de nuestra Ley de Renta y se definen aquellos como lugares que no intercambien información o cuya tasa de renta sea menor en un 40% que la nuestra. Se introduce también una limitación por pagos de regalos u ofrecimientos a funcionarios públicos o privados con el fin de aligerar procedimientos.

Cláusula antielusiva general: Esta es una nueva adición al Código Tributario. Esta nueva limitación a gastos responde a la BEPS 5, que busca limitar el traslado de beneficios a jurisdicciones de escasa o nula tributación. La idea es que prevalezca la sustancia sobre la forma y obliga a las autoridades a evaluar y calificar si un contribuyente se organiza de cierta manera solo para evitar impuestos y no por razones válidas de negocios. Lidiamos con dos aspectos: la calificación que hacemos desde otras ramas del derecho de ciertos negocios jurídicos, un leasing, por ejemplo, y la comprensión del objetivo de las formas adoptadas por los contribuyentes. La cláusula es general, pues es incluida en el Código Tributario, y por lo tanto, puede ser aplicada para desconocer formas adoptadas por los contribuyentes no solo en Impuesto de Renta, sino en cualquier tributo como ventas, o en tributos aduaneros.

Estaremos muy atentos a la forma en que se desarrollen estas figuras interpretativas que limitan la actuación de las empresas. Si bien estas inclusiones responden a la nueva realidad en la que está inmerso nuestro país y han sido ampliamente desarrolladas en otros lares, son nuevas para nosotros en un campo del quehacer negocial y económico que había estado relativamente dormido por muchos años y que hoy despierta con furia, no solamente con nuevos desarrollos administrativos como la factura electrónica, sino, con cambios importantes en las leyes sustantivas. El efecto de estas medidas en la recaudación está por verse, pero que nuestro sistema será ahora más complejo y los litigios más agudos, es una realidad a la que debemos irnos adaptando.

Did you find this useful?