Noticias

A un paso de la aplicación del Estándar Común de Reporte en Costa Rica

por Manrique Blen, Gerente de Impuestos, Deloitte Costa Rica

La mayoría de administraciones tributarias basan sus operaciones en estructuras del siglo pasado, y en la práctica son incapaces de seguirle el ritmo a este esprint de la globalización. Sin embargo, la realidad es que el mundo no se limita al territorio entre Peñas Blancas y el río Sixaola, y el Ministerio de Hacienda está consciente de esto.

Hasta hace algunos años, si nuestro país ocupaba información de las operaciones de un contribuyente fuera del territorio nacional, la única opción que se tenía eran los Acuerdos para el Intercambio de Información Tributaria. Mediante estos, dos o más países se ponían de acuerdo e intercambiaban información, pero solamente cuando existiera un requerimiento formal entre ambos.

Esta metodología ha demostrado ser poco efectiva y desde hacer varios años se viene gestando una nueva corriente de políticas que permitirían a nuestro país tener acceso real a información de las operaciones extraterritoriales de los contribuyentes costarricenses.

El más importante de estos esfuerzos es el Estándar Común de Reporte (CRS), al cual nuestro país se adhirió desde el 2014, el cual empezará a aplicarse a partir del 1 de enero del 2017. Esta iniciativa de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) es un punto de partida para crear una red que permita el intercambio automático de información entre varios países, información que será captada por las entidades financieras de todo el mundo.

Eso implicará que, a partir del próximo año, las entidades financieras (bancos, puestos de bolsa, cooperativas) de Costa Rica empezarán a solicitarles a sus clientes (físicos o jurídicos) información para determinar de cuál país son residentes fiscales. Una vez identificados los contribuyentes de otros países, la entidad le enviará la información al Ministerio de Hacienda, quien a su vez la compartiría con las otras Administraciones Tributarias del mundo.

Este acuerdo es recíproco, de modo que lo mismo pasaría en los otros 100 países que al día de hoy forman parte del CRS. Si un residente fiscal de Costa Rica tiene cuentas en Islas Caimán, Panamá, Argentina o Chile (entre otros países), es probable que en el corto plazo estos bancos reporten detalles de la operación a su gobierno local y este lo comparta con nuestro país.

Por lo tanto, es recomendable que los residentes fiscales o empresas de otros países que tienen operaciones en Costa Rica verifiquen si esta actividad acarrea algún tipo de obligación tributaria en su país, y de ser el caso, se pongan al día en lo que corresponda.

La misma recomendación aplica para las empresas costarricenses; pero a la inversa: revisen bien las cuentas y negocios que tienen fuera del territorio nacional, porque a partir del próximo año el Ministerio de Hacienda tendrá acceso a toda la información necesaria para determinar si han cumplido o no con las obligaciones fiscales en nuestro país.

Los tiempos cambian, y ni la Administración Tributaria ni los contribuyentes podemos quedarnos atrás.

Publicado en diarioextra.com
15 de octubre de 2016

Did you find this useful?