¡Perdí mi pasaporte en el extranjero! ¿Qué hago?

Perspectivas

¡Perdí mi pasaporte en el extranjero!

¿Qué hago?

Es muy común que en pleno viaje de negocios o vacaciones en el extranjero ocurra lo inesperado y el pasaporte se extravíe o sea robado. Quienes han pasado por este martirio conocen lo estresante que puede resultar y cómo esto puede frustrar el plan de viaje.

Lo primero que debemos entender es que el pasaporte es el documento reconocido internacionalmente para validar la ciudadanía, por lo que se convierte en una licencia para el tráfico internacional. Cierto es que existen otros documentos de similar naturaleza que cumplen los mismos fines, como lo es el pasaporte diplomático y/o el salvoconducto, pero sus fines son exclusivos y no adecuados para la masividad.

Ahora bien, si ya realizó un viaje con el pasaporte y dentro del mismo se sufre el inconveniente de pérdida, robo o hurto del mismo, lo primero que se debe hacer es acudir a la autoridad policial local del país visitado y hacer el reporte correspondiente. Esto es muy importante, dado que es la autoridad extranjera la encargada de darle seguimiento a este tipo de situaciones y evidentemente si hay un delito de por medio darle tramite al mismo.

Después de hacer las gestiones correspondientes con la policía local, se debe acudir a la embajada o consulado de su nacionalidad, dado que ahí le podrían emitir un pasaporte nuevo o un salvoconducto para un único viaje de vuelta a su país de residencia o nacionalidad.

Esto es de suma importancia ya que, si se estaba en una escala en un tercer país y ahí se extravía el documento, no podrá continuar su viaje debido a que el salvoconducto solo sería válido para devolverse a su país de nacimiento o residencia.

A veces sucede que en el país donde se viaja no hay ni embajada ni consulado de su nacionalidad, y por lo tanto, las gestiones se complican ya que deberemos hacer las solicitudes por medio de la embajada del país más cercano al país en el que se encuentra (costos y plazos aumentarían considerablemente).

De hecho, nuestra recomendación y regla de oro es que sea cual sea el país al que usted viaje y por el tiempo que sea, debe hacer dos gestiones previas al viaje: la primera es verificar si hay o no representación diplomática de su nacionalidad en ese país y segunda, en caso de existir embajada o consulado, notificarle de su viaje.

Las embajadas pueden ser muy útiles en temas de emergencias de cualquier índole para sus coterráneos, como, por ejemplo, si hay un desastre natural serán los primeros en intentar localizarlo para ofrecerle ayuda (situación muy común en Centroamérica).

En resumen, esperemos que nunca tenga algún inconveniente de este tipo, pero en caso de sufrirlo los pasos son los siguientes.

  1. Comunicar el acontecimiento a la autoridad local.
  2. Comunicarme con la embajada o consulado para la emisión del documento respectivo.
  3. Volver al país de nacimiento o residencia y gestionar un nuevo documento.

Es importante recordar también que los pasaportes diplomáticos se utilizan únicamente para que personal gubernamental viaje en representación de su cargo, puesto o mandato a otro país, teniendo diferentes tratos como lo son las filas de migración exclusivas, no revisión de su equipaje de mano y exoneración de algunos impuestos entre otros.

En cambio, el salvoconducto es “un pasaporte reducido o especifico” ya sea para un solo viaje o cuando el viaje sea de un motivo de interés especial y que por una u otra razón la autoridad ha tomado la decisión de otorgar este documento y no el pasaporte. Esto ha caído en desuso por la facilidad que tiene la emisión de los pasaportes, por lo que este permiso no es algo que se vea todos los días.

Como datos generales para Costa Rica, todo costarricense puede solicitar un pasaporte, pero el hecho de que tenga uno no quiere decir que ya lo habilita a viajar, dado que puede existir un impedimento de salida por múltiples razones.

Did you find this useful?