Migración

Perspectivas

Permisos migratorios para parejas del mismo sexo

Por: Manrique Blen, Gerente Senior, Deloitte Costa Rica

Es el cambio, el cambio continuo, el factor dominante de la sociedad actual. El concepto de matrimonio es un digno ejemplo de esta realidad, pues cada día son más los países que reconocen las uniones entre personas del mismo sexo. Teniendo en cuenta esta situación, durante el 2016 Deloitte realizó una investigación global enfocada en el matrimonio igualitario, con el objetivo de documentar el impacto que tiene la movilidad laboral para los expatriados y para su familia.

La premisa bajo la cual se realizó el estudio era que la pareja había contraído nupcias y que dicha unión era legalmente reconocida como tal en el país donde actualmente residían. No se limitó únicamente a los cónyuges, sino que se incluyó dentro del análisis los hijos biológicos o adoptivos del matrimonio y cualquier otra situación que pudiera impactar el día a día de las familias.

De todos los países sujetos al estudio, sólo el 20% reconocen la unión y otorgaban permisos migratorios con el mismo trámite que se requeriría para un matrimonio entre personas de distinto sexo. Dinamarca, Canadá, Holanda, Suiza y España forman parte de este grupo, lo cual no sorprende dado que todos reconocen este tipo de uniones en su normativa local.

Rusia, Vietnam, Italia, Australia, Chile y Grecia no reconocen a lo interno las uniones entre personas del mismo sexo, pero sí otorgaban permisos sin trámites adicionales siempre y cuando el matrimonio estuviera inscrito en otro país.

El 50% de los países que formaban parte del estudio, no reconocen la unión ni otorgan ningún permiso a la pareja del expatriado, a menos que éste lo solicite individualmente y cumpla por aparte con todos los requisitos. Dentro de este grupo se encuentran países como Barbados, Etiopía, Ghana, Costa Rica, Yemen, Nigeria y Uganda. En este último se presenta un escenario todavía más oscuro, dado que las relaciones entre personas del mismo sexo son consideradas un delito penado con cárcel.

Durante el 2016, el Departamento Migratorio de Deloitte Costa Rica realizó varios intentos para tramitar permisos migratorios a matrimonios de parejas del mismo sexo y solamente fue posible obtener una residencia temporal, procediendo individualmente para la pareja del expatriado.

Otros países tenían limitaciones de naturaleza distinta a la legal. Por ejemplo, algunas escuelas en Chile e Irlanda solo aceptan como alumnos a hijos de parejas heterosexuales. Algo similar sucede en Indonesia, en donde el Ministerio de Asuntos Religiosos se ha manifestado públicamente en contra de estas uniones y ha buscado limitar el acceso a servicios básicos. En el caso de hijos adoptivos la situación es todavía más complicada, dado que un gran porcentaje de países solamente permiten que uno de los conyugues sea reconocido como padre o madre ante la autoridad migratoria.

Los conceptos evolucionan y la normativa migratoria no debe quedarse atrás. Citando a Bob Dylan, los tiempos están cambiando.

Did you find this useful?