blog

Perspectivas

No confundamos jornadas con horarios

Usualmente, cuando existe una relación laboral de por medio existen a su vez, muchas dudas. Uno de los temas más consultados, es relativo a las jornadas de trabajo y qué puede y qué no modificar el patrono. Antes de iniciar con fondo del análisis, resulta importante recordar que la jornada laboral es el número máximo de horas que el colaborador se encuentra a disposición del patrono, siempre dentro de los márgenes legales establecidos.

Dentro de los tipos de jornadas determinados por el Código de Trabajo, encontramos la diurna, la mixta y la nocturna. Cada una de ellas se rige por reglas distintas, entre las cuales encontramos las siguientes: 1) La jornada diurna es aquella en la que se labora entre las 5am y las 7pm, la mixta es aquella en la que se labora una parte entre las 5am y las 7pm y otra entre las 7pm y las 5am del día siguiente y, por último, la nocturna es la comprendida entre las 7pm y las 5am del día siguiente. 2) En una jornada diurna el colaborador puede trabajar hasta 48 horas semanales, en la mixta hasta 42 y en la nocturna 36. 3) La jornada diurna puede ser acumulativa hasta 10 horas diarias, la mixta hasta 8 horas diarias siempre y cuando se trate de un trabajo no peligroso ni insalubre y en la nocturna no se permite acumular horas.

Por otro lado, el horario va a ser la distribución de las horas máximas establecidas por ley, es decir, el horario es la distribución de la jornada laboral. Una de las diferencias más marcadas entre la jornada y el horario es que el éste último puede ser modificado por el patrono sin necesidad de acuerdo con el trabajador, mientras que la jornada no puede modificarse a menos que exista un acuerdo entre trabajador y patrono.

Lo anterior quiere decir que, un patrono que acuerda con su trabajador una jornada diurna de 42 horas semanales, no puede exigirle posteriormente a éste que labore 48 horas semanales, pues para ello necesitaría un nuevo acuerdo con el trabajador. De forma contraria, el patrono podría disponer que un horario que inicialmente se pactó de 8:00am a 5:00pm sea modificado de 7:00am a 4:00pm sin requerir de un nuevo acuerdo con el trabajador. Ahora bien, ello no significa tampoco que el patrono antojadizamente pueda realizar cualquier tipo de cambio con respecto al horario, pues nuestra legislación admite éstos cambios siempre y cuando no cause un perjuicio grave al colaborador.

Como último punto, se hace necesario mencionar que, las jornadas establecidas por ley, son un máximo, lo que quiere decir que el patrono no está obligado a contratar a una persona por 48, 42 o 36 horas semanales, sino que puede hacer la contratación por la cantidad de horas que necesita al trabajador a su disposición, pudiendo distribuirla semanalmente con el horario que deseé, siempre y cuando cumpla con los requisitos establecidos por la ley.

Publicado en Diario Extra
7 de octubre de 2018

Did you find this useful?