blog

Perspectivas

¿Relación Laboral o Servicios Profesionales?

Por: Andrea Castro, Consultora de Impuestos & Legal

En Costa Rica existen dos modalidades de contratación: bajo una relación laboral o por un contrato de servicios profesionales. La escogencia entre una y otra modalidad de contratación, no depende necesariamente de la voluntad de las personas contratantes, sino de las características sobre las cuales se va a regir la relación.

Por un lado, para que exista una relación laboral, necesariamente deben presentarse en conjunto las tres características que se enumeran a continuación:

Primera: La prestación del servicio es personal, es decir, que las labores deben ser realizadas exclusivamente por la persona contratada.

Segunda: Dentro de la relación contractual se debe dar el pago de un salario o remuneración, es decir, que la persona recibiría un ingreso por el servicio brindado.

Tercera: Por último, tenemos la subordinación, que es la característica más importante dentro de la relación laboral. Existe subordinación cuando el colaborador recibe órdenes y directrices del patrono. En la práctica, esto implica que el patrono tiene la potestad de establecer un horario para laborar, regular la forma en que se trabaja y la facultad de sancionar al trabajador en caso que sea necesario.

Por otro lado, el contrato por servicios profesionales cuenta una serie de elementos que lo caracterizan. Por ejemplo, podemos considerar que la persona a quien se contrata, no necesariamente es quien ejecuta el trabajo. En el caso de presentarse faltas o errores, las consecuencias son responsabilidad del profesional y no de quien lo contrató. Por último, en el contrato por servicios profesionales no existe una relación de subordinación, es decir, quien contrata no puede imponer al prestador del servicio un horario, un lugar donde trabajar o la forma en la que tiene que realizar las labores.

Posiblemente muchos lectores se preguntarán qué podrían hacer en el caso en que hayan sido contratados por servicios profesionales, pero las características de la relación se asemejan más a la relación laboral. La respuesta es simple, en materia laboral impera el principio de contrato realidad, donde no interesa la forma de contratación, sino las características bajo las cuales se presta el servicio.

Si se logra determinar que la forma jurídica no es la correcta, por ejemplo, cuando se contrata a un colaborador y se firma un contrato por servicios profesionales, pero en la ejecución de las labores se presentan los elementos de la relación laboral (subordinación, prestación personal y salario), imperara esa realidad y el colaborador tendría derecho de reclamar todas sus prestaciones laborales, tales como el aguinaldo, las vacaciones y el auxilio de cesantía, en caso que se dé un rompimiento de la relación por causas imputables al patrono.

Andrea Castro
Andrea Castro, Consultora de Impuestos & Legal, Deloitte Costa Rica

Publicado en Diario Extra
19 de febrero de 2018

Did you find this useful?