Perspectivas

IRS crea nueva oportunidad para cumplir obligaciones fiscales

Por: Marta Guardia

Blog Legal

Especialista en Impuestos, Deloitte Costa Rica. Autorizada para ejercer en el Estado de California, Estados Unidos de América. LLM Business and Corporate Law

En el año 2010 el presidente Obama instauró el Hire Act como una nueva ley para crear empleos en los Estados Unidos de América; la cual generó un costo fiscal elevado y trajo consigo la necesidad de contrarrestarlo. En aras de buscar financiamiento para esta nueva ley, nace lo que hoy conocemos como FATCA (Foreign Account Tax Compliance Act), como una medida recaudatoria a favor del aumento en el control y la fiscalización de las operaciones internacionales.

Este nuevo y complejo sistema de obligaciones informativas y de retención de impuestos trae aparejado una serie de mecanismos de control y fiscalización que le permiten al Servicio de Impuestos Internos de los Estados Unidos de América (IRS por sus siglas en inglés) la identificación de ciudadanos estadounidenses que residen fuera de los Estados Unidos y que no cumplen con sus obligaciones tributarias.

Dentro de este grupo de personas que no cumplen con sus deberes tributarios destacan los “estadounidenses por nacimiento”, quienes para efectos de este artículo definiremos como aquellas personas que nacieron en los Estados Unidos pero que emigraron poco después de su nacimiento o bien durante su niñez y que, consecuentemente, nunca han presentado declaraciones informativas ni de renta en los Estados Unidos.

Los Estados Unidos de América, a diferencia de Costa Rica, calcula su impuesto sobre la renta con base en todos aquellos ingresos que perciban sus ciudadanos con independencia del lugar donde residan. Lo anterior quiere decir, que nuestro “estadounidense por nacimiento” a pesar de no recibir ingresos en los Estados Unidos ni residir en dicho país, tiene la obligación de declarar y pagar impuestos en los Estados Unidos por los ingresos que reciba en cualquier parte del mundo.

Es aquí donde FATCA entra en juego como un mecanismo utilizado por el IRS para detectar a sus ciudadanos que tienen inversiones e ingresos no reportados recibidos en el exterior, cuya omisión acarrea una serie de sanciones tanto civiles como penales. A continuación algunos ejemplos:

  • Multa por la no presentación de las declaraciones informativas sobre cuentas en el extranjero (FBARʼs**): Todo ciudadano estadounidense tiene la obligación de presentar esta declaración informativa para reportar todo interés financiero directo o indirecto y/o poder de firma que tenga sobre cualquier cuenta bancaria o financiera en el extranjero cuyo valor acumulado exceda los $10,000 USD, en cualquier momento durante el año calendario. Para los casos en los que la violación en la presentación no es intencional, la multa asciende a los $10,000 USD por cada cuenta no reportada y cuando se determina que la no presentación fue intencional la multa será la suma más alta entre $100,000 USD o un 50% del valor de la cuenta al momento de la violación por cada cuenta no reportada.
  • Penalidad por falta de pago equivalente a un 5% por mes hasta un acumulado de 25% del monto del impuesto no pagado.
  • Penalidad de 75% por Fraude Civil.
  • Penalidad de 20% o 40% según las circunstancias del caso por presentación de declaraciones incompletas o inexactas.
  • Evasión Fiscal: pena de prisión de hasta 5 años y una multa de hasta $250.000

No obstante lo anterior, desde el año 2009 el IRS ha creado una serie de programas especiales de participación voluntaria que le permiten al contribuyente regularizarse respecto de sus cuentas y activos mantenidos en el extranjero no reportados, mediante los cuales se disminuyen las sanciones civiles y se pueden evitar las sanciones penales, siempre y cuando se cumplan con los parámetros establecidos en los mismos.

Dentro de estos programas de participación voluntaria destacan el Offshore Voluntary Disclosure Program (OVDP) y el Streamline Filing Compliance Procedure. Ambos programas fueron modificados el pasado 18 de junio de 2014, estableciéndose el Offshore Voluntary Disclosure Program como una alternativa para todos aquellos contribuyentes quienes dolosamente, es decir con conocimiento de causa, incumplieron en sus obligaciones tributarias al no reportar sus cuentas y activos localizados fuera de los Estados Unidos -a quienes se les garantiza que una vez admitidos dentro del programa no serán acusados penalmente y se le aplicaran reducciones a las sanciones civiles. Mientras que el Streamline Compliance Procedure queda como una alternativa para todos aquellos estadounidenses con cuentas y activos en el extranjero que incumplieron con sus obligaciones tributarias por desconocimiento de la ley, en donde se les exime del pago de todo tipo de multas civiles.

Es importante aclarar, que el punto clave a analizar sobre cuál de los dos programas optar recae en el elemento del dolo, entendiendo como “no dolosa” aquella conducta que se debe a la negligencia, inadvertencia o error que es resultado de un mal entendimiento de buena fe acerca de la ley.

La decisión final de si la conducta es dolosa o no recae en el IRS, de ahí la importancia de analizar cada caso en particular y sus circunstancias al momento de tomar la decisión sobre cual programa participar.

Ahora bien, mediante modificación establecida el pasado 18 de junio de 2014 al Streamline Compliance Procedure, el IRS por primera vez abre una oportunidad para ponerse al día en el cumplimiento de obligaciones tributarias que disminuye considerablemente el número de declaraciones a presentar y que elimina por completo el pago de las sanciones civiles. A manera de ejemplo, este programa permite regularizar la situación de un contribuyente mediante la presentación de declaraciones de renta de los últimos tres periodos en oposición a los 8 años que contempla el OVDP.

El IRS ha sido enfático en señalar que estos programas son discrecionales y pueden ser eliminados en cualquier momento. Asimismo, el IRS ha sido claro en indicar que la posibilidad de participar en estos programas se encuentra disponible en el tanto usted no esté siendo actualmente investigado o auditado.

Como consecuencia de lo anterior y tomando en consideración que prontamente en cumplimiento de FATCA todos aquellos cuentahabientes estadounidenses detectados por las instituciones bancarias costarricenses serán reportados al IRS –situación que le impediría participar en estos programas-, este es un buen momento, para que si usted posee cuentas y/o activos fuera de Estados Unidos de América que no ha reportado debida y oportunamente, busque asesoría y se pongan al día en el cumplimiento de sus obligaciones tributarias con el Gobierno de los Estados Unidos.

El presente artículo es publicado de manera general y para efectos informativos por lo que no debe sustituir ni debe ser considerado como asesoría legal. La participación en estos programas y la no imposición de sanciones penales y civiles depende de cada caso particular del contribuyente.

 

**Para más información acerca de los alcances y contenido de los FBAR´s puede revisar el artículo publicado en coautoría por esta autora en el International Tax Journal, Vol. 37.2011, 6, p. 39-39, denominado Foreign Bank Account Reports- 2011 Regulations Extended Rules to Many Unaware Persons.

Did you find this useful?