Perspectivas

Por ahí vienen los robots, ¿Qué haremos con la gente?

18 de marzo de 2016

El gráfico de la semana

Porcentaje estimado de los empleos que pueden automatizarse

Si bien es cierto que la adopción de tecnologías digitales permite incrementar la productividad, promover el desarrollo y reducir la desigualdad, en el corto plazo el mercado laboral tiende a sufrir choques negativos a raíz de esos cambios tecnológicos.

El Banco Mundial, en su Informe sobre el desarrollo mundial 2016, analiza los efectos de la tecnología en el desarrollo de los países, enfocado en lo que considera los dividendos digitales: el crecimiento, el empleo y los servicios.

La tendencia que se observa es que la proporción de los empleos destinados a ocupaciones de alta calificación va en aumento, al igual que en las ocupaciones poco calificadas. En cambio, el porcentaje de empleo en ocupaciones de capacitación media disminuye en la mayoría de los países en desarrollo. Esto ocurre porque se desarrollan cada vez más tecnologías que permiten que las máquinas puedan realizar tareas rutinarias con mayor rapidez y a un menor costo. Y en el futuro, muchas de las actividades que hoy día se consideran no rutinarias, podrían ser ejecutadas por robots y computadoras.

Como se observa en el gráfico, cerca de dos terceras partes de los empleos podrían automatizarse en los países en desarrollo. En algunos países la lentitud en la adopción de las tecnologías mitiga una parte de este efecto.

En República Dominicana se estima que cerca de un 62% de los empleos actuales son automatizables, pero este porcentaje cae a 45% cuando se toma en cuenta el nivel de salarios y tecnologías actuales, y el tiempo que tomaría en adaptarlas.

Para maximizar los dividendos digitales el organismo sugiere la universalización del internet como una prioridad global, acompañado de “fundamentos análogos” en términos de una regulación que promueva la iniciativa privada, habilidades de los trabajadores para aprovechar la digitalización, e instituciones que usen el internet para empoderar a sus ciudadanos.

Deloitte se refiere a una o más Deloitte Touche Tohmatsu Limited, una compañía privada de garantía limitada del Reino Unido ("DTTL"), y a su red de firmas miembro, y sus entidades relacionadas. DTTL y cada una de sus firmas miembro es una entidad legalmente separada e independiente. DTTL (también conocida como "Deloitte Global") no provee servicios a clientes. Por favor, consulte www.deloitte.com/about para una descripción detallada de la estructura legal de Deloitte Touche Tohmatsu Limited y sus firmas miembro.

 

Deloitte provee servicios de auditoría, consultoría, asesoría financiera, gestión de riesgo, impuestos y servicios relacionados a clientes públicos y privados abarcando múltiples industrias. Deloitte atiende cuatro de cada cinco compañías del Fortune Global 500® a través de una red global de firmas miembro en más de 150 países brindando capacidades de clase mundial, conocimiento y servicio de alta calidad para hacer frente a los desafíos de negocios más complejos de los clientes. Para conocer más acerca de cómo aproximadamente 225.000 profesionales de Deloitte generan un impacto que trasciende, por favor contáctenos en Facebook, LinkedIn o Twitter.

 

Esta publicación sólo contiene información general y ni Deloitte Touche Tohmatsu Limited, ni sus firmas miembro, ni ninguna de sus respectivas afiliadas (en conjunto la “Red Deloitte”), presta asesoría o servicios por medio de esta publicación. Antes de tomar cualquier decisión o medida que pueda afectar sus finanzas o negocio, debe consultar a un asesor profesional calificado. Ninguna entidad de la Red Deloitte, será responsable de la pérdida que pueda sufrir cualquier persona que consulte esta publicación.

Did you find this useful?