Comunicado de Prensa

Costa Rica es el país de mejor desempeño relativo del mundo en Progreso Social

El Índice de Progreso Social 2015 revela un panorama complejo – América Latina debe darle “prioridad al Progreso Social” a pesar de las dificultades económicas

San José, 9 de abril de 2015 — Índice de Progreso Social del 2015 publicado hoy por el Social Progress Imperative revela que los países de América Latina deben “darle prioridad al progreso social” y que las difíciles condiciones económicas no deben ser necesariamente un obstáculo para garantizar mejoras en las vidas de los ciudadanos. El informe, publicado hoy 9 de Abril, revela que Costa Rica, que ocupa el puesto 28 del ranking global de progreso social, es el país con el desempeño relativo más alto a nivel mundial, pues con un PIB per cápita (ajustado por la paridad del poder adquisitivo) de $13,431 finaliza por encima de otros países como Italia y Corea del Sur que tienen un PIB per cápita, casi tres veces mayor que Costa Rica ($34,167 y $32,708 respectivamente).

Los resultados del Índice 2015 -que de acuerdo a sus creadores es una “medida poderosa de la inclusión” para guiar a los países a “encarar la agenda de desarrollo post-2015” - muestran que, si bien hay una correlación entre el progreso social y el PIB, en palabras de Roberto Artavia, países como Costa Rica “desafían la ortodoxia aceptada, de que el crecimiento económico lo es todo”: Paraguay consigue, en términos generales, el mismo nivel de progreso social que México con menos de la mitad de su PIB per cápita ($7,833 en comparación con $16,291), mientras que Nicaragua logra el mismo nivel de progreso social que Venezuela con un PIB per cápita cuatro veces menor ($4,494 en comparación con $17,614).

Al igual que Costa Rica, la mayoría de los países de América Latina y el Caribe superan las expectativas al obtener buenas calificaciones en relación con su nivel económico en un amplio rango de indicadores de progreso social. Esto se explica en parte por la debilidad relativa de África y Asia en muchos indicadores, más que por un desempeño sobresaliente de las naciones de la región. Los países de la región obtienen buenos puntajes en una variedad de medidas, incluyendo la tolerancia y la inclusión así como la libertad personal y de elección (dentro de la llamada dimensión de "oportunidades"). Sin embargo, el Índice también revela que los problemas de seguridad personal, en particular, “extienden una larga sombra sobre la vida de millones de latinoamericanos” y que los países de América Latina y el Caribe presentan un pobre desempeño en el acceso a la educación superior.

El mejor desempeño relativo de Costa Rica en relación a su nivel de ingreso medio, se debe a los puntajes relativamente altos que el país obtiene en salud y bienestar, ocupando el puesto 8 del mundo, y en la dimensión de “oportunidades”, especialmente en medidas de derechos personales, libertad personal y de elección, y en el área de tolerancia e inclusión donde ocupa el puesto 17 del mundo.

Según Roberto Artavia, presidente de INCAE y vicepresidente de la organización que publica el Índice de Progreso Social, “la historia de la política social de países como Costa Rica debe servir de ejemplo para toda la región, en cuanto a que es posible –a través de políticas acertadas, innovadoras e implementadas de forma eficiente- seguir mejorando la calidad de vida de los ciudadanos pese a los desafíos económicos que hoy enfrentan en toda nuestra región”.

Según el Índice de Progreso Social, la educación superior es una de las principales áreas de alerta para el país, junto con otros temas como nutrición (tanto la subnutrición y el déficit alimentario como la tasa de obesidad), salud (la mortalidad materna o la incidencia de suicidios), agua (especialmente, el acceso en zonas rurales y el stress hídrico) y seguridad personal (por una elevada tasa de homicidios). El Índice igualmente muestra indicadores en los cuales el país está rezagado como: la incidencia del matrimonio adolescente, el uso de internet o la libertad de culto (por ser un Estado con religión oficial).

El Índice de Progreso Social del 2015, que califica a 133 países en base a su desempeño social y ambiental, fue creado por un equipo cuyo asesor principal es el Profesor Michael E. Porter de la Harvard Business School. Se diseñó como un complemento al PIB y otros indicadores económicos, para proporcionar una visión más holística del desempeño general de los países.

Michael Green, Director Ejecutivo del Social Progress Imperative dijo que: “Si los países de la región quieren seguir avanzando en la senda del progreso social, precisan seguir generando las oportunidades para que sus ciudadanos y comunidades desarrollen su pleno potencial, especialmente en tiempos de crisis económica”.

Los resultados para América Latina permiten identificar tres grupos de países. Países con puntajes de progreso social de 70 o más, que presentan menores brechas en el bienestar (Uruguay, Chile, Costa Rica, Argentina, Panamá, Brasil). Países, como Colombia, Ecuador, México, Perú o Paraguay, que se encuentran en una situación intermedia, con puntajes de progreso social mayores de 65. Y países con grandes brechas en el bienestar, como El Salvador, Venezuela, Bolivia, República Dominicana, Nicaragua, Guatemala o Honduras, con puntajes de progreso social apenas superior a 60. 

Citas Completas

Roberto Artavia, Vicepresidente de la Junta Directiva del Social Progress Imperative, señaló: “El Índice de Progreso Social 2015 lanza un claro desafío a los países de América Latina: que le den prioridad al progreso social a pesar de las preocupaciones económicas. El Índice del 2015 identifica una relación entre el Progreso Social y la pobreza: en cualquier nivel de PIB per cápita, los países con mayor progreso social tienen menos personas viviendo bajo la línea de la pobreza. En otras palabras, el crecimiento económico no lo es todo, buenas políticas de progreso social también ayudan a reducir la pobreza. La historia de la política social de países como Costa Rica debe servir de ejemplo para toda la región, en cuanto a que es posible –a través de políticas acertadas, innovadoras e implementadas de forma eficiente- desafiar la ortodoxia aceptada de que el crecimiento económico lo es todo y así comprender que las naciones pueden seguir mejorando la calidad de vida de sus ciudadanos pese a los desafíos económicos que hoy enfrentan en toda nuestra región”.

Gabriel Baracatt, Director de la Fundación Avina, dijo: “A diferencia del PIB, un país no puede aumentar su puntaje del Índice de Progreso Social sólo con mejorar las vidas de quienes más tienen, o, incluso, de la mayoría. El índice de Progreso Social es una medida poderosa de la inclusión, adecuada para encarar la agenda de desarrollo post-2015. El Índice de este año actúa como un poderoso recordatorio de que los países de América Latina deben darle prioridad al progreso social, especialmente en tiempos difíciles para la economía”.

Michael Green, Director Ejecutivo del Social Progress Imperative comenta: “En los resultados 2015 del Índice, los países de América Latina se desempeñan bien en medidas como la asistencia médica básica y el acceso al conocimiento básico, áreas que presentan mejoras en las naciones de todo el mundo y que han sido uno de los temas centrales de los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Los países de la región tienen un muy buen puntaje en la dimensión de "oportunidades", en medidas como los derechos personales, la tolerancia y la inclusión o la libertad personal y de elección, pero esto es, en parte, gracias a que el resto del mundo presenta malas calificaciones en estas medidas. Si los países de la región quieren seguir avanzando en la senda del progreso social, precisan seguir generando las oportunidades para que sus ciudadanos y comunidades desarrollen su pleno potencial, especialmente en tiempos de crisis económica”.

“Los problemas de seguridad personal extienden una larga sombra sobre la vida de millones de latinoamericanos. Siete de los 15 países con el peor desempeño del mundo en las medidas de seguridad personal, se encuentran en América Latina y el Caribe, resaltando cuán grave es el problema y cuán serio el desafío que tienen que enfrentar los países de la región.”

Steve Almond, Presidente Global de Deloitte Touche Tohmatsu Limited (Deloitte Global), dijo: “El crecimiento económico que es inclusivo y sustentable es importante para los negocios y es vital para la construcción de una sociedad próspera. El Índice de Progreso Social es una guía práctica para dirigir los recursos, hacia soluciones que puedan desencadenar este crecimiento. Para los negocios, el Índice es una herramienta necesaria para el Siglo 21, como guía para inversiones, para informar a las estrategias de responsabilidad social y para entender mejor el impacto y el propósito de los negocios en la sociedad, más allá de sus ganancias. Estos son elementos clave para atraer y retener el talento de hoy que cada vez más quiere trabajar para empresas con propósito.”

Sally Osberg, Presidente y Directora Ejecutiva de la Fundación Skoll, dijo: “Por primera vez, este año el Índice de Progreso Social informa sobre el progreso mundial, resumiendo los resultados colectivos de 133 países. Lamentablemente, en su conjunto, el mundo sólo logra una calificación deficiente, colocándose dentro del 40 por ciento de países con menor progreso social. Una preocupación en particular, es el desempeño mundial en “oportunidades”, dimensión que está muy correlacionada con el bienestar personal. Esto es una llamada de atención que los países ricos y pobres por igual deben atender!”

Resultados principales:

Fortalezas:

  • Los países de América Latina y el Caribe presentan sus mayores puntajes absolutos (un promedio de 92 sobre 100) en medidas de nutrición y asistencia médica básica, que toma en cuenta indicadores como la mortalidad materna y las muertes por enfermedades contagiosas. Chile es el país con mejor desempeño en la región, aunque sólo se ubica en la posición 43 a nivel mundial.
  • Los países de la región también presentan una buena calificación general en acceso a conocimientos básicos (con un promedio de 90 sobre 100), que evalúa entre otros el analfabetismo en adultos y la matriculación en escuelas. En esta área, Brasil es el país con el mejor desempeño en la región (38), seguido de cerca por Cuba (39).
  • En cuanto hace a las fortalezas relativas (en comparación con naciones que tienen un nivel similar de PIB per cápita), los países de América Latina y el Caribe muestran resultados positivos en medidas de tolerancia e inclusión, que mide entre otros la tolerancia hacia los inmigrantes y los homosexuales. De los 21 países evaluados, nueve países presentan un desempeño significativamente superior a otros países con un PIB per cápita comparable. Uruguay es el país con mejor desempeño en la región (4to en el mundo) superando a los EEUU (15) y al Reino Unido (21).
  • Las naciones latinoamericanas se desempeñan bien en lo que respecta a la salud y el bienestar, medida que toma en cuenta, entre otros, la expectativa de vida, la obesidad o la tasa de suicidios. Ocho de los 21 países evaluados presentan un desempeño significativamente superior a otros países con un PIB comparable. El país de mejor desempeño en la región, Perú, también es el país de mejor desempeño a nivel global. Aún mas, dentro de esta misma categoría, cinco países de la región, calificaron entre los 10 países de mayor desempeño de los 133 países evaluados en el Índice de este año: Perú (1), Colombia (6), Ecuador (7), Costa Rica (8) y Panamá (10).

Debilidades:

  • La ‘Seguridad Personal’ es un problema grave en toda la región. De los 15 países que presentan el peor desempeño a nivel mundial en este componente, que mide factores como las tasas de homicidios y las muertes en accidentes de tránsito, siete se encuentran en América Latina y el Caribe. En esta misma categoría, 12 de los 21 países de la región se encuentran por debajo del puesto 100. Los peor ubicados son: Venezuela (131 de 133), Honduras (127) y la República Dominicana (125) con puntajes apenas superiores a 25 sobre 100.
  • Un área de debilidad en toda la región es el ‘Acceso a la Educación Superior’, que evalúa temas como la equidad en logro educativo y el número de universidades de excelencia en cada país. El país mejor clasificado en la región, Chile, apenas se ubica en la posición 31 a nivel global. Brasil se ubica en la posición 62 de esta categoría y Uruguay en el puesto 69.

Otros puntos de interés:

  • Varios países Latinoamericanos disfrutan de un mayor nivel de progreso social que el que cabría esperar dado su nivel de ingreso. Tres países de América latina se encuentran entre los 5 países con mayor desempeño relativo en el mundo: Uruguay y Nicaragua le siguen a Costa Rica, en segundo y cuarto lugar, respectivamente. En otras palabras, han sido eficientes en transformar sus recursos económicos en progreso social.
  • República Dominicana (en la posición 77 a nivel global) y Venezuela (puesto 72) son los únicos dos países en la región que presentan desempeño significativamente bajo en relación a su PIB per cápita.
  • La región de América Latina y el Caribe supera claramente a regiones como Medio Oriente y África del Norte, así como a Asia del Sur y al África Subsahariana, en progreso social.
  • Los problemas de desarrollo de largo plazo, la inestabilidad crónica y un terremoto devastador han convertido a Haití en un país extremadamente atípico en la región en cuanto a Necesidades Básicas, quedando casi 30 puntos por debajo del penúltimo país de la región, la República Dominicana. A nivel mundial, Haití sólo supera a la República Centro Africana, Chad y Sierra Leona en esta dimensión.
  • Después de décadas de aislamiento, Cuba presenta un puntaje muy bajo en Acceso a la Información y las Comunicaciones (24 puntos sobre 100), quedando último en la región y superando sólo a Djibouti a nivel mundial. Por otro lado, presenta altos puntajes en la dimensión de Necesidades Básicas, siendo primero de la región en Seguridad Personal, segundo en Nutrición y Asistencia Médica Básica y segundo en Acceso a Conocimientos Básicos.
  • Brasil (puesto 42) es el mejor posicionado de los BRICS, seguido por Sudáfrica, Rusia, China e India. Tres de los cinco países BRICS son parte del grupo de progreso social medio bajo (Sudáfrica en la posición 63, Rusia 71 y China 92), India es un país de progreso social bajo, y Brasil es un país de progreso social medio-alto.

Los tres mejores en la región:

  • Primero - Uruguay (puesto 24 de 133): presenta puntajes altos en la dimensión de oportunidades, especialmente en derechos personales (puesto 6) y en tolerancia e inclusión (puesto 4), temas en los cuales se ubica entre los diez mejores del mundo.
  • Segundo - Chile (26): obtiene puntajes altos en derechos personales (puesto 9 del mundo) y se ubica en el puesto 22 de mundo tanto en tolerancia e inclusión como en libertad personal.
  • Tercero - Costa Rica (28): los mejores puntajes los obtiene en el componente de salud y bienestar (puesto 8) y en tolerancia e inclusión (puesto 17). Entre los 38 países de ingreso medio-alto, Costa Rica es el país con mayor nivel de progreso social, pues tanto Uruguay como Chile pertenecen al grupo de países de ingreso alto.

Los tres peores de la región:

  • Ultimo - Guyana (puesto 87 de 133): tiene puntajes muy bajos en fundamentos de bienestar, clasificando en el puesto 128 de 133 en medidas de salud y bienestar. Es el último país de la región en el componente de sustentabilidad del ecosistema.
  • Penúltimo - Cuba (84): es una paradoja, con puntajes dramáticamente bajos en medidas de derechos personales y acceso a la información y las comunicaciones, pero clasificado entre los cinco mejores de la región en la dimensión de necesidades humanas básicas.
  • Antepenúltimo - Honduras (82): A pesar de que obtiene buenos puntajes en sustentabilidad del ecosistema (puesto 16), el país se ve fuertemente afectado por problemas de seguridad personal (127 del mundo).

El Índice de Progreso Social, guía para impulsar el progreso en América Latina:

El índice se diseñó para equipar a los líderes del mundo de los negocios, la política y la sociedad civil con datos sólidos para identificar prioridades, alinear acciones e impulsar el progreso social. Esto ya se está dando a través de la Red de Progreso Social en varios países de la región:

  • Paraguay se convirtió en el primer país del mundo en adoptar, de manera oficial, el Índice de Progreso Social como una medida de desempeño nacional, mediante el uso de datos del Índice para evaluar las necesidades sociales de sus ciudadanos, y para monitorear los logros del Plan Nacional de Desarrollo.
  • Representantes de instituciones gubernamentales, incluyendo los Ministerios de Desarrollo Social de Chile, Panamá y Perú, los Ministerios de Planificación de Paraguay y Trinidad y Tobago, las Municipalidades de Rio de Janeiro y Ciudad de Guatemala se han unido a nuestras redes y están liderando nuevos esfuerzos para promover el bienestar humano en toda la región.
  • La Red de Progreso Social en América Latina cuenta con la afiliación de 117 organizaciones provenientes de diferentes sectores en 10 países de América Latina y el Caribe (Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Panamá, Paraguay, Perú y Trinidad & Tobago).
  • Mediante procesos de colaboración en red, organizaciones aliadas en toda América Latina están aplicando la metodología del Índice de Progreso Social a regiones, ciudades y comunidades para identificar las necesidades sociales y ambientales más apremiantes, describirlas en un lenguaje común, priorizar recursos, alinear las intervenciones, promover enfoques innovadores e incrementar el impacto social de sus esfuerzos.

El Social Progress Imperative creó el Índice de Progreso Social en colaboración con académicos de las escuelas de negocios de Harvard y del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés), y con el apoyo de organizaciones filantrópicas y empresariales, del mundo del emprendimiento social, liderados por la Fundación Skoll y la Fundación Avina así como por Cisco, Compartamos Banco, Deloitte Global y sus filiales (Deloitte).

Se incluyeron 21 países de América Latina y el Caribe en el Índice del 2015. Otros cuatro países también fueron evaluados, pero, debido a la escasez de datos, no fueron incluidos como parte de la clasificación general final (refiérase a «Nota para el editor" para una lista completa).

FIN

Nota para el editor:

Resultados para el 2015

El conjunto completo de datos interactivos del Índice, está disponible en: http://www.socialprogressimperative.org/data/spi Favor notar que, debido a una serie de cambios realizados en el índice de este año, incluyendo la cantidad de países incluidos, el Índice de Progreso Social del 2014 no es estrictamente comparable con el Índice de Progreso Social del 2015.

Países Latinoamericanos incluidos en el Índice del 2015:

  • Se incluyen datos completos de 21 países de América Latina y el Caribe en el Índice del 2015. Estos son: Cuba, República Dominicana, Jamaica, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela.
  • Otros cuatros países fueron evaluados en distintas dimensiones de progreso social, pero no se incluyeron en el análisis final debido a la falta de datos disponibles. Estos fueron: Haití, Trinidad y Tobago, Belice y Surinam. Se incluyen datos parciales para estos países.

Acerca del Social Progress Imperative

La misión del Social Progress Imperative es mejorar la calidad de vida de las personas en todo el mundo, en particular las menos favorecidas, mediante la promoción del progreso social a nivel global. Para ello, el Social Progress Imperative proporciona el Índice de Progreso Social, una herramienta de medición sólida, integral e innovadora, fomenta la investigación y el intercambio de conocimientos sobre el progreso social y equipa con nuevas herramientas a los líderes e impulsores del cambio en el mundo de los negocios, el gobierno y la sociedad civil para orientar políticas y programas.

Apoyo Económico

El Social Progress Imperative está registrado en los Estados Unidos como una organización sin fines de lucro, y agradece a las siguientes organizaciones por su apoyo financiero: Cisco, Compartamos Banco, Deloitte Touche Tohmatsu Ltda., la Fundación Avina, la Fundación Rockefeller y la Fundación Skoll.

¿Qué es el progreso social?

El progreso social se define como la capacidad de una sociedad para satisfacer las necesidades básicas de sus ciudadanos, para establecer las bases sólidas que permitan que los ciudadanos mejoren su calidad de vida, y para crear las condiciones que permitan que todos los individuos y comunidades alcancen su pleno potencial.

* Definición de PIB per cápita

El Índice de Progreso Social utiliza la definición del Banco Mundial: " PIB per cápita por paridad del poder adquisitivo (PPA). El PIB por paridad del poder adquisitivo (PPA) es el producto interno bruto convertido a dólares internacionales utilizando las tasas de paridad del poder adquisitivo. Un dólar internacional tiene el mismo poder adquisitivo sobre el PIB que el dólar de los Estados Unidos en ese país. El PIB a precio de comprador es la suma del valor agregado bruto de todos los productores residentes en la economía más todo impuesto a los productos, menos todo subsidio no incluido en el valor de los productos. Se calcula sin hacer deducciones por depreciación de bienes manufacturados o por agotamiento y degradación de los recursos naturales. Los datos se expresan en dólares internacionales a precios constantes del 2011.”

Sobre Deloitte

Deloitte se refiere a Deloitte Touche Tohmatsu Limited, sociedad privada limitada por garantía en el Reino Unido ("DTTL"), y a su red de firmas miembro, y sus entidades relacionadas. DTTL y cada una de sus firmas miembro son entidades legales únicas e independientes. DTTL (también conocida como "Deloitte Global") no provee servicios a clientes. Conozca en www.deloitte.com/about la descripción detallada de la estructura legal de Deloitte Touche Tohmatsu Limited y sus firmas miembro.

Deloitte presta servicios de auditoría, consultoría, asesoría financiera, gestión de riesgo, impuestos y servicios relacionados a organizaciones públicas y privadas de diversas industrias. Con una red global de firmas miembro en más de 150 países y territorios, Deloitte brinda sus capacidades de clase mundial y servicio de alta calidad a los clientes, aportando la experiencia que necesitan para hacer frente a sus desafíos de negocios más complejos. Más de 210.000 profesionales de Deloitte están comprometidos a convertirse en estándar de excelencia.

Did you find this useful?