Artículo

Alumni Gemma García Godall

Inteligencia emocional para ser feliz en el trabajo

Socia fundadora del Instituto de Inteligencia Emocional, la Alumni Gemma García Godall nos cuenta cómo las personas felices son la clave para que una empresa crezca y funcione.

“El corazón se deja en la puerta”. Esas fueron las palabras que le dijeron a Gemma García Godall cuando empezó a trabajar en el sector de servicios financieros. Aunque esa frase, descorazonadora y lapidaria, fue la que puso el primer granito de arena de lo que se convertiría en un gran oasis. 

“Cuando trabajaba en Deloitte todos teníamos las mismas motivaciones, pero de repente llego a la empresa japonesa y me doy cuenta de que el café para todos no sirve, ahí fue cuando me empecé a interesar por la inteligencia emocional”. Gemma pasó de los japoneses a trabajar en la empresa familiar de cobros donde más que nunca necesitaba tirar de psicología. “Decidí estudiar el impacto de las emociones en la organización y cómo podemos gestionarlo. Viajé a Los Ángeles al Instituto de Inteligencia Emocional y Diversidad y comprendí la importancia de tener una buena cultura corporativa y de que cuando no la tienes, las empresa y sus equipos enferman". 

 

¿Cuánto más crees que podrías ganar si parte de tu equipo no estuviera enfadado?
 

A partir de ese momento, funda en Barcelona su propio Instituto de Inteligencia Emocional y comienza a trabajar con las personas como clave para que una empresa crezca y funcione; la innovación se convierte en el punto de partida para acometer cualquier cambio. “Son los líderes los que tienen que innovar, a veces con cosas tan cotidianas como las reuniones o el espacio donde se trabaja. Si les preguntas, cuánto más crees que podrías ganar si parte de tu equipo no estuviera enfadado, la respuesta suele ser asombrosa”. 

Gemma trabaja con grandes y medianas empresas para que hagan esa transformación en busca de la zona mágica entre felicidad y alto rendimiento. ¿Lo que más se valora? “Ser autónomos; tener impacto en algo que tenga sentido; aprender; y unas condiciones de trabajo que te permitan cuidar lo que más quieres en tu vida personal. Porque definitivamente, el corazón no se deja en la puerta".

Did you find this useful?