Leticia Horstmann

Vive Deloitte

Descubre la historia de Leticia Horstmann

#DeloitteStories | Una joven filántropa participando en las políticas de clima, flexibilidad, inclusión, diversidad y well-being de Deloitte España

Leticia entró hace cuatro años a Consultoría de Operaciones, pero poco después descubrió que su vocación era el talento. Desde entonces, participa en los programas que enriquecen la experiencia de las más de 9.000 personas que trabajan en Deloitte España. Además, colabora en la misión social global de conseguir paridad de género en los puestos directivos mientras que dedica su tiempo (laboral y extralaboral) a ayudar a quienes más lo necesitan.

Tengo la suerte de contar con muchos referentes en mi día a día… cada compañero me enseña algo.

¿Cómo es trabajar en Deloitte?

Trabajar en Deloitte es tener la oportunidad de aprender muchísimo y de forma exponencial en un ambiente dinámico en el que cada día te enfrentas a nuevos retos. Todo esto trabajando mano a mano con compañeros que en realidad son amigos y a un ritmo intensivo marcado por el servicio que queremos dar a nuestros clientes (¡es muy raro no tener nada que hacer!).

Gracias a la cultura de trabajo en la que se busca ofrecer el máximo nivel de excelencia y compromiso con el cliente estoy sacando lo mejor de mí rodeada de grandísimos profesionales y con herramientas de desarrollo que realmente me impulsan como profesional. Además, tenemos la suerte de que Deloitte es mucho más que un trabajo, ya que te permite crecer más allá de lo estrictamente profesional con iniciativas de teambuilding y acción social de todo tipo.

¿Cómo ha impactado Deloitte en lo personal y en tu desarrollo profesional?

Toda mi experiencia y conocimiento como profesional lo he adquirido aquí y, aunque solo lleve poco más de cuatro años, ¡creo que es muchísimo! Personalmente, diría que he madurado mucho, de la mano del crecimiento profesional que he experimentado. Sobre todo, he aprendido el valor que tiene cada relación humana que tengo en la Firma y lo importante que es cuidarlas (de hecho, podría decir que en Deloitte tengo muchos amigos de verdad).

Si miro atrás, me impresiona que en tan pocos años haya podido participar en proyectos tan distintos y trabajar con equipos también diversos. Creo que he tenido mucha suerte porque el contenido de mi trabajo siempre me ha parecido muy interesante y retador, por lo que he entrado en un "túnel" de aprendizaje y desarrollo bastante intenso, que me capacita para aportar cada día más valor en los proyectos en los que participo.

Quienes más me han impulsado en este crecimiento han sido los compañeros de equipo con más experiencia que yo y mis responsables. Los primeros siempre se han volcado en trasladarme todos sus conocimientos, y los segundos siempre han confiado en mí y me han dado las herramientas para desarrollarme cada día como profesional. Que alguien se sienta tan acompañado como yo me siento, es muy fácil gracias al modelo de desarrollo de talento que tenemos en la Firma y a la cultura de trabajo en equipo que existe.

Después de cuatro años, ¿dirías que es posible seguir formándose mientras se trabaja en un lugar como Deloitte?

Por supuesto. Creo que la propuesta de valor de Deloitte hacia sus empleados se basa, sobre todo, en la formación que te ofrece, ya que complementa muy bien la que recibes "on the job" con la de los cursos oficiales de formación. Muchas veces me ha pasado que en el trabajo del día a día he aprendido conocimientos o capacidades sueltas o aisladas, pero luego he ido a un curso y he comprendido mucho mejor el contexto, propósito y encaje de dichos conocimientos en el trabajo de mi día a día.

Cuando me incorporé al sector de la salud en Consultoría de Operaciones, recibí muchos cursos sobre la industria de Life Sciences & Healthcare. Además, me formaron sobre la metodología de trabajo para aprender a dar lo mejor de mí en cada proyecto de principio a fin. Al promocionar, recibí un curso importantísimo de habilidades interpersonales y metodología agile. Y una vez salté a Talento, me formaron en Derecho Laboral, para poder resolver las dudas de nuestros profesionales, y en sesgos inconscientes para abordar correctamente los procesos de selección. Además, siempre me han animado a participar en webinars y conferencias externas que contribuyan a mi formación y experiencia.

Por otro lado, tuve la suerte de participar en un curso de Liderazgo Inclusivo en la 'Deloitte University' de Bruselas. La universidad es la pera (descubres que Deloitte es enorme en el mundo y realmente pionera en formar a sus profesionales), y también tuve la oportunidad de conocer a compañeros de muchos otros países que se dedican a lo mismo que yo (Diversidad e Inclusión).

¿Crees que trabajar en Deloitte es compatible con el desarrollo de inquietudes personales como formar parte de iniciativas solidarias?

Desde luego que sí. Me considero una afortunada por trabajar en una empresa que facilita la participación de sus profesionales en iniciativas solidarias. En mi caso, creo que participar en ellas es parte de mi desarrollo profesional (¡no podría no participar teniendo tantas facilidades para hacerlo!).

Además de participar cada año en el Impact Day, cuando trabajé en Consultoría de Operaciones tuve la oportunidad de participar en la creación de un Comité Solidario desde el que organizamos una rifa solidaria en Navidad, una porra solidaria del Mundial de Fútbol, un torneo de pádel, etc. Todo lo recuadado lo destinamos a la ONG que elegíamos entre todos.

La Firma no solo pone a nuestra disposición iniciativas, sino que también tiene programas para ayudar económicamente a los proyectos que tenemos los profesionales. En 2018 presenté uno de los proyectos que tiene la ONG de mi familia, "Fundación Pablo Horstmann" que, entre otros proyectos, trabaja con la educación y la sanidad en Etiopía y Kenia. Presentamos un proyecto para permitir a niños etíopes extremadamente vulnerables escolarizarse y soñar con un futuro mejor, y ¡conseguimos ganar uno de los premios de 5.000€!

Paralelamente tengo la suerte de colaborar desde el equipo de Talento en un proyecto de formación a estudiantes en situación de vulnerabilidad de la Asociación Norte Joven. Les damos las herramientas básicas para que afronten su entrada en el mercado laboral de la mejor manera posible (desde sesiones de motivación para encontrar empleo, hasta preparación de CVs, entrevistas y dinámicas... incluso vienen a Torre Picasso y les hacemos entrevistas "ficticias"). Es una pasada poder ofrecer ayuda desde el conocimiento que te da tu trabajo, en este caso, RRHH.

Todo esto es solo una muestra de todo lo que la Firma nos ofrece para crecer personalmente mientras nos desarrollamos en el ámbito profesional.

Y en el día a día, ¿alguna vez has sentido que el proyecto en el que estabas involucrada ha generado un impacto real tangible en la sociedad?

Creo que desde mi trabajo actual puedo contribuir, en cierta medida, a mejorar ciertas prácticas culturales de Deloitte que, si se consiguen, pueden mejorar la calidad de vida de nuestros profesionales.

Por un lado, trabajo en ayudar a definir programas de flexibilidad que pueden conllevar una mejora en la conciliación de nuestros profesionales y, por ende, su calidad de vida (y la de sus familias). Por otro, me dedico a ayudar a desarrollar programas de Diversidad e Inclusión cuyo principal objetivo es que aprendamos a ser inclusivos con todos nuestros compañeros y a hacer que se sientan realmente valorados desde sus diferencias. Además, tenemos una importante misión que excede a nuestra organización puesto que es una "misión social", que es conseguir mejorar la paridad de género en puestos directivos.

Por último, destacaría un proyecto en el que he estado involucrada durante el confinamiento: DWellness en casa. Por medio de guías y actividades variadas, tuvimos el propósito de acompañar y entretener a nuestros profesionales durante un momento tan duro como ese.

En Deloitte es muy fácil trabajar con personas de otros equipos y disciplinas, ¿te ha pasado alguna vez?

Sí, en Consultoría trabajé con Monitor Deloitte y Financial Advisory. Fueron grandes oportunidades para aprender otras formas de enfocar un proyecto, tanto a nivel metodología como a nivel personas. Para mí es muy enriquecedor poder participar en proyectos con diversidad de líneas, y además he comprobado que en Deloitte contamos con muchísimo conocimiento.

Además, desde que estoy en el equipo Talento, he colaborado con muchísimos equipos de Funciones Internas (Comunicación, Marketing, Formación, Administración, IT) y todas las experiencias han sido súper positivas y enriquecedoras. Tenemos unos equipazos en la Firma y puedes emprender cualquier proyecto apoyándote en expertos de todas las áreas. Cuando estás dentro (en Funciones Internas), te das cuenta de lo importante que es que una empresa cuente con servicios de soporte que sean súper profesionales, para poder prestar un servicio excelente al cliente.

Desde que entré en Deloitte "la norma" es que todos aprendemos unos de otros (sin importar la categoría porque todos tenemos algo que aportar a los demás).

Lo bueno de trabajar en Deloitte es que estás rodeada de los mejores profesionales de tu sector, pero, a nivel personal, ¿también?

Sin ninguna duda. ¡Prueba de ello es que pueda llamar amigos a muchos de ellos! Para hablar de las personas con las que me he cruzado en este tiempo es inevitable utilizar la palabra generosidad. Tengo ejemplos muy tangibles de a qué me refiero, desde personas que me han guiado e impulsado a estar donde estoy hoy (y siguen enseñándome cada día) a compañeros que me echan una mano cuando lo necesito casi sin ni si quiera pedirlo.

Tengo la suerte de contar con muchos referentes. Mis compañeros me enseñan a trabajar bajo la excelencia profesional, pero sin olvidar lo más importante: cuidar a las personas que tenemos al lado. Y luego, mis líderes actuales han confiado en mí desde el primer momento y no sólo me han facilitado mi desarrollo (dejándome participar en proyectos retadores en los que he aprendido muchísimo, y enseñándome ellos mismos con su feedback continuo) sino que, sobre todo, me han hecho creer en mi potencial para crecer profesionalmente.

Además, hay multitud de personas que me han impulsado sin ni siquiera estar mi equipo, como es el caso de una directora que me ayudó especialmente cuando me cambié de Consultoría al equipo interno de Talento. Con ella compartí mis inquietudes por desarrollar mi carrera en RRHH, y ella me dedicó tiempo para escucharme y aconsejarme. Así que, en parte gracias a ella estoy donde estoy. También en ese momento recibí un gran apoyo por parte de mis líderes de Consultoría, que me ayudaron al cambio de equipo y me transmitieron que iban a hacer lo posible para que me quedara en Deloitte, y que, si RRHH era el equipo que más me llamaba, ellos me ayudarían. Y así fue.