María Laguna

Vive Deloitte

Descubre la historia de María Laguna

#DeloitteStories | La importancia de trabajar en un gran equipo

María es asociada de Deloitte Legal en la oficina de Sevilla. Entró como becaria y gracias a The Key, el onboarding del Despacho, conoció a compañeros de todas las ciudades de España con los que ahora puede contar cada vez que viaja por nuestro país.

Gracias a Deloitte tengo la capacidad de trabajar con clientes de gran envergadura que son actores principales de nuestra economía.

¿Cómo es trabajar en Deloitte?

Trabajar en Deloitte es sin duda un reto diario ilusionante que te fortifica y te hace ser mejor profesional y mejor persona. Todos los días vengo a trabajar con ilusión y esperando poder dar lo mejor de mí misma.

Sin duda la capacidad de trabajar en equipo es esencial desde el primer momento que pisas la oficina. Si bien son importantes los conocimientos técnicos, siempre tienes a tu alrededor compañeros que te ayudan por el camino. En mi caso, por ejemplo, la materia en la que yo trabajo (precios de transferencia) no había visto nada en la carrera y vine sabiendo cero.

Sin embargo, gracias a la paciencia y ayuda de mi gerente y mi asociada, he sabido aprender cada día muchísimos conocimientos, hacerlos míos y llegar al punto actual en el que soy yo misma la que responde a las dudas y cuestiones que plantean los clientes sobre ciertos temas.

¿Qué es para ti lo más importante de trabajar en Deloitte?

Gracias a Deloitte tengo la capacidad de trabajar con clientes de gran envergadura que son actores principales de nuestra economía. Pensar que tu trabajo impacta en cierto modo en la mejora de este tipo de empresas y su impacto en la economía española hace que te sientas motivado a mejorar y dar lo mejor de ti. Por otra parte, Deloitte me permite rodearme y tener contacto con los mejores profesionales, tanto en mi ámbito profesional como en cualquier otra materia.

Cuando realizamos trabajos para aplicar nuevas estructuras internas más eficientes supone todo un reto tanto para los clientes como para nosotros. Estos retos profesionales me aportan una cantidad de aprendizaje y me hacen ver situaciones que en muchos otros casos no las vería. Por tanto, estoy agradecida de poder participar en los mismos y ver cómo se fragua todo y sus resultados finales.

Trabajar en Deloitte es sinónimo de calidad. Muchas veces me encuentro dentro de la espiral de trabajo cotidiano que tenemos en la oficina y no me doy cuenta de que esto no es lo normal. Cuando eres usuaria de otros servicios o ves a otros compañeros trabajar con clientes o gestorías de clientes te das cuenta de lo diferente y único que es trabajar en Deloitte. Te hace conseguir tu mejor versión en el día a día, tanto por los clientes a los que se asesora como por los compañeros con los que trabajas codo con codo.

¿Cómo ha sido tu desarrollo en la firma?

Me incorporé en julio de 2018 como becaria al departamento de Precios de Transferencia de Deloitte Legal, tras pasar todo el proceso de selección, tanto en Sevilla como en Madrid. En 2019 firmé mi primer contrato indefinido como Junior I y ahora, en 2020, he promocionado a Asociada I.

Sin ningún tipo de duda mi desarrollo profesional ha sido exponencial. Tal y como comentaba antes, entré en Deloitte sin tener ningún tipo de conocimientos sobre la materia a la que me iba a incorporar. Por tanto, me tuve que poner las pilas desde el principio para poder llegar al nivel requerido. Durante todo el proceso he contado con la paciencia, el entendimiento de mi equipo y su apoyo constante. Comparándome con mi primer día puedo decir que me encuentro con más seguridad en mí misma, tanto en conocimientos como en presencia ante los demás y ante los clientes.

Lo que más me ha ayudado a crecer, sin duda, es la gente de la que estaba rodeada. No solo mi equipo, sino todos y cada uno de los compañeros de la oficina de Sevilla con los que he compartido y sigo compartiendo momentos inolvidables.

¿Has seguido formándote desde que entraste en Deloitte?

Sin ninguna duda, The Key ha sido la mejor experiencia que he podido vivir. Conecté con toda mi generación de entrada y conseguimos hacer lazos bastante fuertes, aunque no tengamos contacto diario. Gracias a que pasé 10 días magníficos de convivencia 24 horas, ahora sé que tengo un compañero en cada oficina con el que contar para cualquier duda o asunto que me pueda surgir. Incluso fuera del ámbito laboral.

Es una suerte que tu empresa invierta en tu formación continua y sea capaz de poner a tu disposición tal cantidad de medios. Este tipo de cosas hacen que valore donde trabajo y me animen a exprimir al máximo cada día que paso en el Despacho.

¿Qué herramientas, programas o iniciativas de innovación tenéis en Deloitte Legal?

La innovación es parte del día a día. Constantemente se nos presentan nuevas herramientas para que seamos capaces de adaptarlas a nuestro día a día para mejorar y dar un valor añadido a nuestros clientes.

Actualmente existen varias iniciativas dentro de la Firma (como el Greenhouse) que hacen posible que si tienes alguna iniciativa o inquietud por emprender lo puedas desarrollar dentro de Deloitte. Recuerdo durante el año 2019 la iniciativa de la Gran Apuesta, en el que se formaron grupos interdisciplinares para presentar distintos proyectos que ayudaban a la mejora de los procedimientos. Fue muy divertido porque se trataba de apostar por aquel proyecto que veías que podía tener mejor aceptación dentro del Despacho. Fue una experiencia muy divertida y los finalistas estuvieron reunidos con directivos de grandes empresas españolas que escucharon sus propuestas y apostaron por las mejores. Los ganadores tuvieron premios en metálico, así como la satisfacción de ver como se desarrollaban.

¿Tienes algún referente entre tus compañeros de Deloitte?

El equipo del que formo parte en Sevilla; mi gerente Clara Fernández y mi compañera asociada Manuela Valera. Desde el principio me hicieron sentir una más. Además, siendo mujeres, me resulta de inspiración ver como un equipo 100% femenino es capaz de trabajar a tan alto nivel y con tantísima calidad técnica. Ambas, son mis referentes.

Por las horas trabajando juntas y la cercanía de generación (solo nos separan dos años), mi compañera Manuela supone un referente para mí y hace que siempre piense en poder conseguir su nivel técnico y profesional y, por supuesto, también sus valores humanos y su calidad como persona. Siempre me apoya y me ayuda en todo momento; podría decir sin ninguna duda que mi experiencia en Deloitte sería totalmente distinta si ella no hubiera estado a mi lado acompañándome todo este tiempo.