Estudio Navidad 2015

Boletines de Prensa

Estudio de Consumo Navideño 2015

Consumidores, regalos y gasto

El consumidor quiere gastar más estas Navidades. Según la encuesta realizada por Deloitte, cada hogar español destinará 684 euros a estas fiestas

Tendencias de consumo en Navidad

Los consumidores españoles están recuperando el optimismo de cara a la Navidad, y afrontan las fiestas con un espíritu más festivo que el de los últimos años. El aumento en las partidas destinadas a regalos, viajes y ocio; el descenso en el número de españoles que pedirá algún tipo de préstamo para encarar las fiestas; o la bajada en el porcentaje de compras de segunda mano son algunos de los datos que amparan esta sensación, según arroja el Estudio de Consumo Navideño 2015 elaborado por Deloitte.

Este año, cada hogar español tiene intención de gastarse en Navidad unos 684 euros, lo que supone casi un 10% más de lo que tenía previsto el año pasado. Si bien es probable que en el último momento el “factor emocional” provoque que el consumidor se gaste más de lo presupuestado, como finalmente ocurrió el año pasado.

Con esta mejora en las previsiones, España se sitúa quinta en el ranking de los 10 países con mayor presupuesto de entre los participantes en el estudio, situándose incluso por encima de Alemania. El país germano, junto a Holanda, Rusia y Bélgica comparten una visión menos optimista del futuro en Europa, resintiéndose por ello sus presupuestos navideños.

 

Estabilidad y esperanza

Con un 63% de los españoles encuestados que consideran que la situación económica de España es estable o ha mejorado durante 2015, y un 66% que cree que seguirá esta tendencia positiva en 2016, parece que los consumidores españoles están viendo la luz al final del túnel. Y si la situación del país es percibida con este optimismo, mejor aún lo es la de los hogares, con un 67% que considera que su situación personal se ha mantenido estable, incluso ha mejorado en 2015, y un 76% que cree que lo hará en 2016.

Según Deloitte, esta mirada más optimista hacia el futuro conllevará también un ligero cambio en los hábitos de consumo de los españoles, que irán abandonando paulatinamente algunas costumbres adquiridas en los últimos años, como la compra de objetos de segunda mano o la búsqueda de financiación adicional para estas fiestas. No hay que ignorar, en cualquier caso, que la crisis de los últimos años ha dejado huella en el consumidor y le ha vuelto más racional y más práctico, por lo que la búsqueda del mejor precio, rebajas y promociones, la preparación de un presupuesto o el uso de tarjetas de fidelización continuarán siendo claves. En este sentido, Victoria Larroy, socia de Deloitte, destaca que “El consumidor se muestra más optimista que en años anteriores, lo que repercutirá en una subida significativa del gasto en Navidad. Sin embargo, la búsqueda del mejor precio y del regalo útil seguirán siendo hábitos muy implantados”.

Los más deseados

Un año más, el dinero en efectivo se posiciona como uno de los regalos preferidos por los españoles, y por primera vez en unos años se abre paso en el ranking de los más recibidos. Sin embargo, de nuevo serán ropa, libros y perfumes y cosméticos los regalos que más vamos a recibir estas Navidades.

Los regalos útiles siguen primando también cuando se trata de pensar en los más pequeños, con juguetes educativos, libros y ropa y calzado asentados en los tres primeros puestos del ranking. En el caso de los adolescentes, los videojuegos siguen liderando un año más una clasificación sin grandes cambios, donde sólo los smartphones ascienden tres puestos.

Los hipermercados y los grandes almacenes, los reyes de las compras

A la hora de seleccionar dónde hacer las compras navideñas, los españoles se encuentran divididos. Cuando se trata de regalos, los consumidores se reparten entre los grandes almacenes (que recuperan cuota de mercado) y las cadenas especializadas, con los supermercados e hipermercados en el tercer puesto. Sin embargo, cuando se trata de comida los hipermercados se presentan como opción mayoritaria, seguidos de los supermercados y de los establecimientos de gran descuento.

Precios más bajos, asesoramiento al cliente y una mejor integración entre la tienda online y la tienda física son las principales demandas de inversión de los consumidores, que cada vez dan menos importancia a factores como los puntos de empaquetado, la decoración de las instalaciones o los servicios para el cuidado de niños.

Internet, clave en todo el proceso

Internet se consolida como una de las herramientas fundamentales en los procesos de compra, sobre todo en lo que respecta a la búsqueda de ideas y la recogida de información sobre productos y precios. Sin embargo, y a pesar de que la digitalización de los consumidores aumenta cada año, lo cierto es que los españoles siguen prefiriendo en su mayoría realizar las compras en tiendas físicas. Los productos de Alimentación y Bebidas (90%) y Moda (89%) son las categorías reina para la compra presencial, mientras que Películas (57%) y Videojuegos (54%) ocupan las primeras posiciones en compras online.

Es importante señalar también que el concepto de lealtad parece estar hoy en día mucho más relacionado con las tiendas físicas que con las online, de tal manera que en caso de no encontrar un producto en el establecimiento habitual un 60% buscarían fórmulas para adquirirlo en esa cadena (ya fuera visitando otra tienda o su página web) en el caso de tratarse de una compra en tienda física, y sólo un 13% lo consideraría en el caso de tratarse de un comercio online.

La disponibilidad de asesoramiento profesional, la facilidad para hacer cambios y acceder a servicios postventa, el disfrutar de la experiencia de compra o la seguridad en los medios de pago son las razones principales que llevan a los españoles a realizar las compras de forma presencial. Conocer la opinión de otros consumidores, la facilidad para comparar precios y encontrar tarifas ajustadas, la disponibilidad y la entrega a domicilio son las más valoradas en lo que se refiere a la compra por Internet. El consumidor se ha vuelto más exigente en todo lo que respecta al proceso de compra, por lo que cada vez más “busca la integración de las ventajas online en la venta presencial, no quiere elegir”, asegura Bruno Rodríguez, director de Deloitte.

El móvil cobra importancia

Por tercer año consecutivo el número de usuarios que ha realizado compras a través de un smartphone o una tableta electrónica crece, hasta alcanzar las cifras del 48% y el 35% respectivamente. En el caso de las compras a través de smartphones, además, España se sitúa por muy por encima de la media europea.

Estudio de consumo navideño 2015
Did you find this useful?