renewable energy trends

Artículo

Tendencias Globales en energías renovables

La energía solar y eólica pasan a ocupar un lugar dominante en la inversión en fuentes de energía

Las fuentes de energía renovables, en especial la energía solar y eólica, ya figuran entre las favoritas en inversiones energéticas futuras. Las exigencias de la demanda, así como la combinación de la reducción de costes y la innovación tecnológica, están propiciando que ambas fuentes de energía puedan competir con las tradicionales hasta el punto de posicionarse por delante de estas en proyecciones de inversión.

Encontramos tres tendencias que favorecen la competitividad de estas energías alternativas frente a las tradicionales. En primer lugar, la paridad de precios y la continua reducción de sus costes derivada de la innovación tecnológica. En segundo lugar, la continua mejora  en sus capacidades de integración, que permiten a estas tecnologías disponer de la capacidad para suministrar y abastecer la red eléctrica de manera fiable y rentable.  Y en tercer lugar, la evolución de los mercados eléctricos y regulaciones que favorecen las tecnologías libres de emisiones de CO2. Estos factores implican que tanto la energía solar como la eólica puedan competir y superar a las energías tradicionales en entornos competitivos y sin necesidad de ningún estímulo de subsidios.

Otro parámetro que propicia que la balanza se incline a favor de las renovables son las tendencias en la evolución de la demanda, cada vez más favorable hacia este tipo de energías alternativas. Los consumidores buscan fuentes de energía fiables, asequibles y respetuosas con el medio ambiente. En este sentido la evolución de la demanda se está concretando para los diferentes tipos de consumidores. Así, por ejemplo, las grandes corporaciones y empresas comienzan a involucrarse en la adquisición y consumo de energías renovables. Otro ejemplo, es la adopción de modelos de uso de energías alternativas “comunitarias”, de titularidad compartida, lo cual facilita el acceso por parte de los ciudadanos a este tipo de fuentes de energía, así como también reinvertir parte de los beneficios en la comunidad.  El informe señala adicionalmente otros dos agentes clave en el aumento de la demanda de energías renovables: por un lado, el auge de las llamadas “smart cities” o ciudades inteligentes, que pretenden mejorar la calidad de vida de sus residentes favoreciendo al mismo tiempo la sostenibilidad. En segundo lugar, el gran desarrollo de la demanda en mercados emergentes, así, en 2017, los mercados emergentes acaparaban ya el 63% de la inversión global en energías renovables, ampliando la brecha de inversión en fuentes de energía alternativa con respecto a los mercados maduros hasta una cifra récord.