Luchar contra el fraude en las organizaciones

Artículo

Luchar contra el fraude en las organizaciones

Existe una creciente concienciación de la importancia de una adecuada gestión del riesgo de fraude mediante la adopción de medidas que permitan luchar contra el mismo tanto preventiva como reactivamente, apalancándose en tecnología y data analytics.

Artículo de opinión escrito por Amir Sarshar, socio de Financial Advisory.

La aparición frecuente de nuevos casos de delitos económicos (fraude interno, blanqueo, corrupción, uso de información privilegiada, competencia desleal…) nos podrían llevar a pensar que las organizaciones no se preocupan lo suficiente por adoptar correctas medidas de lucha contra el fraude. Pero no es así. Existe una creciente concienciación de la importancia de una adecuada gestión del riesgo de fraude mediante la adopción de medidas que permitan luchar contra el mismo tanto preventiva como reactivamente, apalancándose, en ambos casos, en tecnología y data analytics.

Las consecuencias de este tipo de conductas fraudulentas son tan relevantes como diversas, pudiendo conllevar la imposición de sanciones, perjudicar la reputación de una compañía o menoscabar su situación patrimonial y financiera.

En cuanto a las medidas de tipo preventivo, señalar que las reformas del Código Penal de 2010 y 2015 introdujeron en el ordenamiento jurídico español la responsabilidad penal de las personas jurídicas, de forma que éstas pasan a responder de los delitos cometidos en su nombre y beneficio por sus cargos directivos o empleados, excepto si, con carácter previo a la comisión del delito, la organización ha adoptado y ejecutado eficazmente un modelo de prevención de delitos o programa de “compliance”.

En cuanto a las medidas de tipo reactivo, la realización de investigaciones de fraude, ya sea internamente o a través de expertos forenses independientes, se presenta como una medida eficaz y complementaria a los modelos de prevención de delitos.

Dado el actual desarrollo tecnológico y el carácter de los delitos ya citados anteriormente, las investigaciones “forensic suelen requerir la combinación de técnicas y herramientas informáticas con procedimientos y análisis de carácter económico, financiero o contable.

En términos generales, las primeras permiten obtener una copia de las evidencias y medios de prueba (buzones de correo electrónico, sistemas contables, discos duros, dispositivos móviles, etc.), así como procesar y analizar grandes volúmenes de información interna y/o externa heterogénea y, en muchas ocasiones, almacenada en distintos repositorios de datos. Por su parte, las segundas permiten identificar y analizar movimientos contables inusuales, conocer las vinculaciones societarias de cargos directivos y empleados y analizar las transacciones estas vinculadas y cuantificar el perjuicio sufrido.

En definitiva, en el escenario actual de creciente preocupación y concienciación por el riesgo de fraude, las organizaciones empresariales están incrementando la adopción de medidas de lucha contra el fraude, tanto de forma preventiva mitigando el riesgo de suceso como de forma reactiva con una respuesta efectiva a través de una investigación “forensic que permita acreditar los hechos e identificar los responsables de los mismos además de mitigar el riesgo de ocurrencia de nuevos incidentes por su efecto disuasorio sobre potenciales defraudadores. 

Este artículo se publicó en el Diari de Tarragona, el 5 de noviembre de 2017.

Did you find this useful?

Related topics