Opinión

Análisis

Impresión 3D de herramientas y utillaje, elemento de competitividad

Artículo elaborado por Gabriel Cabezas, socio director de la práctica de Manufacturing

La impresión en 3D consiste en producir objetos mediante adición de materiales, en lugar del método tradicional consistente en eliminar el sobrante de una pieza hasta conseguir la forma deseada.

Esta metodología ofrece ventajas como un menor coste y la adaptabilidad a cambios en el diseño de piezas, convirtiéndola en una opción muy atractiva en el ámbito de la fabricación de herramientas y utillaje.

En el año 2012 la producción de herramientas a través de impresión en 3D ascendió a los 1.200 millones de dólares.

Su uso es ya, por tanto, una realidad en el entorno manufacturero (en utillaje para fundición, mecanizado, dispositivos de montaje, guías quirúrgicas; con materiales que van desde el plástico a la fibra de carbono, el metal, la cera, la arena).

Cada vez son más las industrias interesadas en su uso: automoción, sanitaria, aeroespacial, defensa, gran consumo.

A la reducción de costes se unen ventajas como el menor tiempo de entrega, la mejora de la funcionalidad o las mayores posibilidades de customización.

En el primer caso, esta tecnología supone una considerable reducción de costes, sobre todo en lotes pequeños, al disminuir las mermas en las materias primas, aprovechar al máximo los componentes y reducir la mano de obra.

En relación con el menor tiempo de entrega, los fabricantes de tecnología de impresión en 3D declaran que pueden reducir entre el 40% y el 90% del tiempo empleado respecto a los métodos tradicionales de producción de herramientas y utillaje.

La impresión en 3D supone también una notable mejora de la funcionalidad, ya que cierto tipo de herramientas complejas no se pueden fabricar, a coste competitivo, con métodos tradicionales.

Estas ventajas hacen que la impresión en 3D sea particularmente útil en casos donde es necesaria una especial adaptación a las necesidades del cliente, como en la fabricación de material para uso médico. Algunos cirujanos, por ejemplo, utilizan instrumentos quirúrgicos adaptados a sus necesidades, personalizados al máximo, fabricados mediante impresión en 3D, así como guías quirúrgicas (para cirugía maxilofacial e implantes, por ejemplo) personalizadas para cada paciente.

La impresión en 3D es un campo de gran interés para aquellas compañías preocupadas por sus necesidades de fabricación de herramientas y utillaje.

La perfección de esta técnica supondrá un elemento diferencial de competitividad para las organizaciones que tengan la visión y habilidad de integrarlas adecuadamente en sus procesos productivos.

Opinión
Did you find this useful?