mediana empresa

Noticias

Expectativas de la mediana empresa española

¿Cuáles son los próximos retos operativos?

El panorama económico actual se caracteriza por la incertidumbre, presente en multitud de ámbitos, desde el geopolítico, hasta en la posible disrupción que pueden vivir los mercados o en la variación de los costes de materias primas. Esta amenaza afecta especialmente al sector empresarial, aunque hay un segmento de mercado dentro de él que se muestra optimista. Así lo reflejan los datos de la encuesta "Global perspectives for private companies: agility in changing markets" de Deloitte, donde un 95% de los líderes españoles encuestados se muestran positivos respecto a las perspectivas de sus empresas para los próximos 12 meses.

Entre las predicciones que más destacan de la encuesta, los ejecutivos españoles prevén que sus organizaciones aumentarán sus beneficios (70%), incrementarán la productividad (68%) y los ingresos (66%). Además, el 49% señala que aumentará su fuerza de trabajo a tiempo completo. Estas previsiones muestran una visión optimista de los ejecutivos del middle market, que contrasta con los vaticinios de una próxima recesión económica.

La confianza parece ser el denominador común entre quienes dirigen este tipo de empresas, puesto que un 82% afirma tener confianza alta o muy alta en el éxito de sus compañías para los próximos 24 meses.

Este optimismo y confianza que reflejan los resultados de este estudio se debe a que las compañías del sector tienen la posibilidad de mantener una perspectiva a largo plazo. Al contrario que supone con otro tipo de organizaciones, las empresas del middle market se enfrentan en el corto plazo a menores presiones de los accionistas, analistas y de otras partes interesadas. Además, la mediana empresa tiende a ser más ágil y es capaz de adaptarse rápidamente a unas reglas del juego cada vez más dinámicas.

El entorno cambiante de los mercados implica desafíos y una capacidad de respuesta rápida, estrategias que deben ser efectivas incorporando a toda la organización.

El correcto desarrollo de un nuevo producto o servicio, la entrada en un mercado extranjero, el aumento de la productividad y la transformación digital son los ejes en los que se mueve la mediana empresa en la actualidad. Esto, sin dejar de lado las posibilidades de adquisición o fusión, que cada vez más se transforman en una estrategia de negocio que convive con la competencia disruptiva.